BOB HOSKINS

    «De acuerdo, lo intentaré», este pudo ser el lema de la vida de este actor británico con antecedentes gitanos por parte de su abuela, nacido en Suffolk, Inglaterra el 26 de octubre de 1942, en plena guerra mundial. Su familia se mudaba constantemente a causa de los bombardeos. Tuvo una infancia difícil y solo recibió una educación muy limitada al abandonar la escuela a los 15 años. Para ayudar a su madre tuvo que realizar diferentes oficios. Lo intentaré y lo conseguiré. Bob Hoskins tuvo que imponerse a un físico que no le permitía hacer de galán. Pero estaba convencido de su vocación.

    sus inicios actorales fueron más bien circunstanciales al realizar bromas en un escenario donde actuaba un amigo. Hoskins aprendió la actuación de manera casi informal en pequeños escenarios londinenses haciendo actuaciones a finales de los años 1960 y con papeles menores en series de televisión.
    Actor de teatro, sus primeras apariciones en cine fueron en pequeños y esporádicos papeles en los años 70 y primeros 80. A mediados de la década de 1970, tras protagonizar la miniserie «On the Move» (1975-1976) para la BBC y la exitosa serie «Dinero caído del cielo» (1978) de Dennis Potter, un drama musical por el cual fue nominado para el premio BAFTA como mejor actor de televisión, a comienzos de la de 1980 compagina su trabajo en televisión con el cine británico. Así, en 1981 participa, con Anthony Hopkins, en la versión de «Otelo» producido por Jonathan Miller para BBC Television y en filmes como «El largo Viernes Santo» (1980), junto con Helen Mirren.

    Pero su auténtico descubrimiento llegó de la mano de Neil Jordan quién en 1986 le convirtió en el ángel protector de una call girl negra llamada «Mona Lisa” gracias al cual ganó el premio al Mejor Actor en Cannes y obtuvo una primera nominación al Oscar. A partir de ese momento, el nombre de Bob Hoskins ocupó un lugar privilegiado en el cine británico y americano.
    Aparece en la película ”Pink Floyd el Muro” (1982), en «Inserts”, en «Amanecer Zulú”, y en 1984 actua en ”The Cotton Club”, de Francis Ford Coppola, y protagoniza un papel cómico en ”Brazil” de Terry Gilliam (1985). En 1987 actuó junto con Mickey Rourke, Liam Neeson y Alan Bates en ”A Prayer for the Dying”, dirigido por Mike Hodges.
    En 1988 interpreta al perdedor detective Eddie Valiant en la película ”¿Quién engañó a Roger Rabbit?” en la que interactuaba con dibujos animados. A finales de los años 1980 y a principios de los 1990 apareció en la publicidad de empresas recientemente privatizadas de British Gas and British Telecom (ahora BT Group).

    Entre otros memorables papeles le recordamos como guionista empalagoso en «Sweet Liberty” («Dulce libertad”), patético pretendiente en «The Lonely Passion of Judith Hearne” («La solitaria pasión de Judith Hearne”). También, en 1990, interviene al lado de Cher en «Sirenas» («Mermaids”) y es el contramaestre Smee del Capitán Garfio en «Hook» (1991). Un año después protagoniza «Super Mario Bros» -«lo peor que he hecho en mi vida», dice -, en «Twenty Four Seven» (1997) de Shane Meadows, y en «David Copperfield» (1999).
    En 2001 trabaja de nuevo junto a Helen Mirren y con Michael Caine en «Last Orders», dirigido por Fred Schepisi, e interpreta a Nikita Jrushchov en la película «Enemigo a las puertas», donde se muestra a Jrushchov en sus días de comisario político durante la batalla de Stalingrado.

    En 2005, interviene en «Danny the Dog», una película de cine negro, junto a Morgan Freeman y el artista de artes marciales chino Jet Li, en «Unleashed» y en «Mrs. Henderson presenta» (2005) —por la que recibió una nominación al Globo de Oro (Mejor Actor de Reparto). En 2006, actuó en «The Wind in the Willows», una coproducción de la BBC y CBC. En una de sus últimas actuaciones protagonizó el video musical «Sheila» de Jamie T, interpretando al padre de la novia del titular.
    Hoskins dirigió dos películas: «The Raggedy Rawney” («El enigma del hechicero”) en 1987 y «Rainbow» en 1995, ambas interpretadas por él. En los últimos años, Bob Hoskins hizo hecho algunos papeles más duros, como el que tenía en «Felicia’s Journey” («El viaje de Felicia”) de Atom Egoyan.
    Hoskins tuvo el privilegio de haber encarnado en la pantalla a varios personajes reales de enorme importancia. Fue sido Nikita Kruschev en «Enemigo a las puertas”, y para la televisión se introdujo sucesivamente en la piel de Winston Churchill, Manuel Noriega o Benito Mussolini. Bob Hoskins, que recibió en 2002 el Premio Donostia del 50 Festival de San Sebastián pudo sentirse satisfecho. Retirado del cine desde 2013, su último trabajo fue encarnando a uno de los siete enanitos en «Blancanieves y la leyenda del cazador», donde compartió planos con Kirsten Stewart y Charlize Theron. En agosto de 2012, con 69 años de edad, su agente anuncia que Hoskins se retira de la actuación por padecer la enfermedad de Parkinson. La frase con la que encarriló su vida profesional, lo intentaré, dio sus frutos.
    Bob Hoskins falleció el 29 de abril de 2014 a causa de una neumonía, en un hospital de la capital británica, dajando cuatro hijos, dos hijos con Linda Banwell, su última esposa, y dos hijos de un matrimonio anterior con Jane Livesey