MARGARITA XIRGÚ

    LA ACTRIZ DE FEDERICO GARCÍA LORCA

    Margarita Xirgú Subirá ha sido una de las grandes actrices trágicas del teatro universal de la primera mitad del siglo XX y una de las grandes de la escena española de todos los tiempos. Nació en Molins de Rei (Barcelona) el 18 de junio de 1888, falleciendo en el exilio, en Montevideo (Uruguay) en 1969. Desde su infancia actúa en grupos de teatro de aficionados, al tiempo que trabaja en un taller de confección. Debuta como profesional con la compañía de Josep Santpere, en la que interpreta varios vodeviles con cierto éxito. En 1910 forma ya compañía propia, estrenando varias obras de Angel Guimerá, y convirtiéndose gracias a ello en la principal actriz de la escena catalana de la época.
    En 1910 formó su propia compañía, y estrenó, entre otras, las obras «Andrónica y La reina joven» en el Teatro Romea de Barcelona, lo que le granjeó un gran prestigio en la escena catalana. Instalada en Madrid desde 1914, su nombre queda asociado a la renovación del teatro español, ya que estrena obras de autores como Alejandro Casona o Federico García Lorca, que en aquellos momentos constituían la vanguardia escénica.
    En 1914 dio el salto a Madrid, donde trabajó en el Teatro Español, interpretando obras de Valle-Inclán, George Bernard Shaw, Gabriele D’Annunzio, Alejandro Casona y Federico García Lorca, del que fue asidua colaboradora, pues el poeta de Fuente Vaqueros estrenó casi todas sus obras importantes con ella: «Mariana Pineda», con decorados de Salvador Dalí (1927); «La zapatera prodigiosa» (1930), «Yerma» (1934), «Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores» (1935) y el reestreno de «Bodas de sangre» (1935), con escenografía de Caballero. Su nombre queda asociado a la renovación del teatro español y a la vanguardia escénica. En 1933 consiguió actuar en el Teatro romano de Mérida, marcando el comienzo del Festival de Teatro Clásico de la localidad.
    Entre 1909 y 1916 interpretó varios films: «El nocturo de Chopin» (1915), «Alma torturada» (1916), «El beso de la muerte» (1916) o «La reina joven» (1936).
    El estallido de la Guerra Civil sorprende a la actriz en América, en plena gira, representado las obras de Federico García Lorca. Su ideología republicana le impedirá regresar a España, y desde entonces hasta su muerte, Margarita Xirgú, representará la cúspide del prestigio teatral en toda Latinoamérica. En 1938, en su exilio argentino, da vida al personaje protagonista de «Bodas de sangre», la primera adaptación cinematográfica que conoció la obra de Federico García Lorca, que ella había llevado por los escenarios de españa t América.
    En Montevideo representó obras de autores españoles y obtuvo el cargo de directora de la Escuela Dramática Municipal en 1949. Junto a ella se formaron actores de la talla de Amelia de la Torre, Cándida Losada, Enrique Diosdado y Alberto Closas. Actuó y dirigió en la Comedia Nacional de Uruguay en el Teatro Solís de Montevideo a la joven China Zorrilla en «Romeo y Julieta», «Sueño de una noche de verano» y «Bodas de sangre».
    Obtuvo la nacionalidad uruguaya, compró una casa en el balneario de Punta Ballena – en el departamento de Maldonado – y permaneció en Uruguay durante sus últimos veinte años de vida. En Montevideo la Escuela Municipal de Arte Dramático (la cual dirigió desde su fundación en 1949 hasta 1957) lleva su nombre.
    Margarita Xirgú falleció en su exilio de Montevideo el 25 de abril de 1969. En 1988, 19 años después de su muerte, la Generalidad de Cataluña reclamó la repatriación de sus restos mortales, que actualmente descansan en Molins de Rei, su lugar de nacimiento. En la localidad de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) hay un instituto con su nombre. La ópera de cámara «Ainadamar» (2004) del argentino Osvaldo Golijov se inspira en la gira sudamericana de Margarita Xirgu. Su familia ha creado un portal de internet en su memoria, www.margaritaxirgu.es