GROUCHO MARX

    Julius Henry Marx, conocido artísticamente como Groucho Marx nació el 2 de octubre de 1890 en Nueva York, en en el seno de una modesta familia de inmigrantes alemanes judíos. Su madre era Miene (Minnie) Schoenberg (1864-1929) que emigró a Estados Unidos desde Alemania junto a sus padres y sus hermanos y su padre era Simon (Samuel) Marx (nacido como Marrix) (1860?-1933), inmigrante alemán, nacido en Alsacia cuando formaba parte de Francia y anexada posteriormente al Imperio Alemán tras la Guerra Franco-Prusiana en 1871, con lo que Samuel pasó de ser ciudadano francés a ciudadano alemán. Orgulloso de su pasado francés fue conocido toda su vida como Frenchy.

    Groucho debutó en el mundo del espectáculo a los 15 años como cantante solista. Pasado algún tiempo comenzó a actuar junto a sus hermanos en el vodevil, primero en tríos o cuartetos musicales y finalmente en revistas. La obra «Cocoanuts», interpretada de 1925 a 1928, dio a los Marx su oportunidad en Broadway. A raíz de este éxito, y tras olvidar su infructuoso rodaje de una primera y perdida película muda del año 1921 llamada «Humor Risk», firmaron un acuerdo con la productora de cine Paramount, con la que hicieron varias películas, como «Los cuatro cocos», «Plumas de caballo» y «Sopa de ganso», entre otras. Tras salir de la Paramount, y gracias al productor Irving G. Thalberg, los hermanos Marx comenzaron a trabajar con la Metro Goldwyn Mayer, de donde salieron películas como «Una noche en la ópera» y «Un día en las carreras», en las que Groucho, con su imparable verborrea y su bigote pintado era el líder del grupo.
    Los alocados hermanos Marx se separaron definitivamente tras rodar «Una noche en Casablanca». Después, Groucho, el último de los Marx, intervino en filmes sin demasiada repercusión («Copacabana», «don Dólar», «Una mujer de cuidado»…9, hizo teatro y pisó los platós de televisiónEn los 50 cada uno de los tres hermanos continuó trabajando independientemente en radio, televisión y cine, siendo Groucho el que más éxito cosechó, gracias a su faceta como escritor y sobre todo gracias a su programa televisivo «Apueste su vida», con el que se hizo realmente famoso en los Estados Unidos entre una generación de personas que nunca lo habían visto en el teatro y que apenas lo conocían de alguna de sus viejas películas.
    Entre sus múltiples colaboraciones, Groucho Marx trabajó como comentarista cómico en un programa de radio llamado You Bet Your Life. Con motivo de sus apariciones en dicha emisión, recibió el Premio al Mejor Humorista del Año, en 1949.
    Parte de sus guiones radiofónicos quedaron registrados en la monografía «Groucho y Chico, abogados» («Flywheel, Shyster and Flywheel»), editada en 1989. La producción literaria de Groucho Marx siguió encuadrada en la misma tónica que caracterizaba sus actuaciones en la gran pantalla. En 1933 publicó «Camas» («Beds»), su primer libro. Otros ensayos conocidos del autor son: «Many Happy Returns» (1942), «Groucho y yo» («Groucho and Me»), de 1959, «Memorias de un amante sarnoso» («Memoirs of a Mangy Lover»), de 1963, «The Groucho letters» («Las cartas de Groucho»), de 1967, y el libro de memorias «The Groucho phile; an illustrated life» («La figura de Groucho; una biografía ilustrada2), de 1976.

    1974 fue el año en el que la Academia de Hollywood concedió el Oscar honorífico a los Hermanos Marx por sus inigualables méritos en la comedia, y que el gran Julius Henry -alias Groucho- recibió de manos de Jack Lemmon en representación de sus hermanos. Curiosamente, ni Groucho ni el resto de sus hermanos hubieran recibido jamás este galardón de no haber sido por la última joven y polémica pareja de Groucho, la actriz Erin Fleming, quién desde 1972 comenzó y llamar insistente a todas las puertas posibles con objeto de lograr dicho reconocimiento.
    Su relación -ella tenía 31 años y Groucho 82- fue bastante controvertida y no agradaba demasiado a los hijos de Groucho, ya que veían a Erin como una manipuladora que se aprovechaba del viejo genio para prosperar económica y profesionalmente, e incluso recibieron testimonios sobre que ella llegó a maltratarle.

    Marx falleció en Los Ángeles a causa de una neumonía el 19 de agosto de 1977, dejando atrás tres ex-esposas, Ruth, Kay y Eden, tres hijos, Arthur, Miriam y Melinda, 18 películas, 14 de ellas junto a sus hermanos, y millones de admiradores. Una de sus célebres frases fue: «No deseo pertenecer a ningún club que acepte como socio a alguien como yo». Groucho Marx fue incinerado, sus cenizas se guardan en el Eden Memorial Park, siendo falso el epitafio «Perdonen que no me levante» que popularmente se creía que estaba en su tumba.
    SUS FRASES MÁS FAMOSAS

    «Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miseria»
    «Jamás aceptaría pertenecer a un club que admitiera como miembro a alguien como yo»
    «Sólo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde «sí», entonces sabes que está corrupto»

    «Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cuatro años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cuatro años!»
    «Hijo mio, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna»

    «Disculpen si les llamo caballeros, pero todavía no les conozco bien»
    «Éstos son mis principios; si no le gustan, tengo otros.»
    «Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente y estoy loco por ella. Algún día averiguaré su significado»

    «Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota, pero no se deje usted engañar, es realmente un idiota»
    «La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados»
    «¿Pagar la cuenta? Qué costumbre tan absurda»
    «El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución»
    «Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente esta demasiado oscuro para leer»

    «Estuve tan ocupado escribiendo la crítica que nunca pude sentarme a leer el libro»
    «Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo»

    «Hay muchas cosas en la vida más importantes que el dinero ¡Pero, cuestan tanto!»

    «He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso»

    «La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música»

    «Humphrey Bogart vino la otra noche a casa y acabó completamente borracho, algo por otra parte, bastante normal en él. Cuando va cocido es un pelmazo, pero la verdad es que no mejora mucho cuando está sobrio»
    «La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien la enciende, me voy a la biblioteca y leo un buen libro»
    «Cuando muera quiero que me incineren y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi representante»

    «Lo malo de hacer sugerencias inteligentes es que uno corre el riesgo de que se le asigne para llevarlas a cabo»

    «Paren el mundo que me bajo»