ABBAS KIAROSTAMI

    El más representativo de los directores iraníes postrevolucionarios, padre espiritual de una generación de jòvenes cineastas de su pais que colocarón el cine iraní posterior a los años 80 del siglo XX a la vanguardia de la cinematografía mundial. Kiarostami, también poeta y fotógrafo, nació el 22 de junio de 1940 en Tehrán (Irán).

    Kiarostamí estudió bellas artes en la Universidad de Teherán, trabajó como diseñador gráfico y después ingresó en el Centro para el Desarrollo Intelectural de Niños y Jóvenes Adultos, donde creó una sección de cinematografía. Allí comenzó su carrera de cineasta, cuando tenía 30 años de edad, con el cortometraje neorrealista «El pan y la calle». En 1969 se casó con Parvin Amir-Gholi, de quien se divorció en 1982; tuvo dos hijos: Ahmad (1971) y Bahman (1978).
    Kiarostamí pertenece a la generación de cineastas que creó la renombrada nueva ola del cine iraní, que comenzó en los 60 y se popularizó a partir de 1970. Esta corriente creó filmes artísticos innovadores con un alto contenido filosófico y político; algunos empleando realismo, otros mediante metáforas. También es poeta; publicó una colección de sus versos, «Compañero del viento», en 1999.

    Tras sus primeros largometrajes («¿Dónde está la casa de mi amigo?», 1987; «Close up», 1990; «Y la vida continúa», 1992, «A través de los olivos», 1994), obtuvo su definitiva consagración internacional con la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1997 por «El sabor de las cerezas». Desde entonces continuó su exitosa obra cinematográfica («El viento nos llevará», 1999; «ABC África», 2001; «Ten», 2002; «Five», 2004) —por la que obtuvo más de setenta premios—, además de participar en instalaciones museísticas y exposiciones fotográficas. En 2006, con motivo de la exposición «Correspondencias: Víctor Erice y Abbás Kiarostamí», presentó instalaciones como «Durmientes» (2001), «Mirando el Ta’ziye» (2004) y «Bosque sin hojas» (2005).
    Aunque durante años se negó a rodar fuera de su país, la asfixiante censura del régimen de los clérigos y de los ayatolás, hace que en 2008 ruede «Copia certificada» en Italia, con producción francesa y con Juliette Binoche como protagonista. La película obtiene la Espiga de Oro en la Semana de Cine de Valladolid, Festival que había dado a conocer durante años el cine de Kiarostami en España, y por la que Juliette Binoche ganó el Premio a la interpretación femenina en Cannes 2010. Kiarostami falleció en París, donde seguía un tratamiento para el cáncer gastrointestinal que le habían diagnosticado, el 6 de julio de 2016.

    Su cine se caracterizó por una marcada poesía visual, acompañada de un estilo semidocumental que bebía del neorrealismo, siempre con historias muy sencillas de la vida cotidiana.