UNA CIUDAD LLAMADA BASTARDA

    Titulo original: Una ciudad llamada bastarda / A town called Hell
    Año: 1972
    País: España - Gran Bretaña
    Duración: 98 min.
    Dirección: Robert Parrish
    Guión: Richard Aubrey y Benjamín Fisz, según un argumento de Richard Aubrey.
    Música: Waldo de los Ríos. Temas musicales: La batalla de Nueva Orleans, interpretado por Sunny Ryder y El Águila.

    Intérpretes

    Robert Shaw, Stella Stevens, Martín Landau, Fernando Rey, Paloma Cela, Telly Savallas, Maribel Hidalgo, Michael Craig, Al Lettieri, Aldo Sambrell, Dudley Sutton, Cass Martin, Antonio Mayans, Francisco Marsó, John Clark, Luis Rivera, Howard Hagan, Vicente Solar, Tito García, Elizabeth Sands, Sansona Siglo XX, Nilda Álvarez, José Espinoza y Georges Rigaud.

    Sinopsis

    En el palacio del gobernador, un oficial recibe instrucciones de éste para que se traslade a la ciudad de Bastarda para liquidar al traidor de Aguilla. Alvira (Stella Stevens) se dirige a Bastarda con el fin de enterarse quién fue el culpable que mató a su hermano, para lo que ofrece una recompensa. En el camino le salen unos forajidos, y su guardaespaldas, Espectro (Dudley Sutton), se opone a cuanto intentan los mismos. Son reducidos, y posteriormente llegan a la ciudad. El jefe del pueblo, don Carlos (Telly Savalas), se entrevista con Alvira, la que se dirige al cementerio y se pone a orar en la tumba de su hermano. Allí se encuentra con el predicador (Robert Shaw), que está ejerciendo su ministerio. Va con él a la iglesia y le explica el motivo de su visita. El oficial que fue recibido por el gobernador llega a su vez a Bastarda. Todo el pueblo es sometido a interrogatorio, sin obtener ningún resultado. Por ser parte de los seguidores de Aguilla, se rebela contra el oficial y sus soldados. En otra entrevista de Alvira con el predicador, éste la dice que su hermano era Aguilla y que él fue quien le mató, toda vez que estaba malherido antes de caer en manos de las tropas federadas.

    Comentario

    Coproducción hispano británica que firma el estadounidense Robert Parrish (Fuego escondido, Más rápido que el viento) en localizaciones españolas, en las que también había rodado, pocos años antes, El magnífico Bobo. Se trata de un típico spaghetti-western de sólido reparto, con los norteamericanos Shaw, Stella Stevens, Martín Landau y Telly Savallas al frente, bien secundados por Fernando Rey y Paloma Cela.