UN GENIO ANDA SUELTO

    Titulo original: The horse's mouth
    Año: 1958
    País: Gran Bretaña
    Duración: 97 min.
    Dirección: Ronald Neame
    Guión: Alec Guinness, basado en una novela de Joyce Cary.
    Música: Kenneth V. Jones. Tema musical: Lieutenant Kije, de Sergei Prokofiev.

    Intérpretes

    Alec Guinness, Kay Walsh, Renee Houston, Mike Morgan, Robert Coote, Arthur Macrae, Veronica Turleigh, Michael Gough, Reginald Beckwith, Ernest Thesiger, Gillian Vaughan, Peter Bull, Richard Caldicot, Fred Griffiths, May Hallatt, Joan Hickson, Jeremy Judge, John Kidd, Richard Leech, Elton Ollivierre y Clive Revill.

    Sinopsis

    Gulley Jimson (Alec Guinness), un pintor bohemio que vive en una barcaza amarrada a orillas del Támesis, acaba de salir de la cárcel por haber amenazado a un coleccionista de arte al que debe algún dinero por algunos cuadros que le vendió. Gulley estima que percibió poco dinero por su obra y reclama más. El dinero le trae completamente sin cuidado porque sabe que, cuando lo necesita, no tiene más que sablear a Coker (Kay Walsh), una camarera de una taberna del barrio. Es precisamente ella quién le incita a pedir más dinero al coleccionista, y le empuja a que reclame a su antigua esposa un cuadro que posee pintado por él. La ex esposa, Sarah (Renee Houston) se niega a devolverlo, alegando que fue un regalo. Gulley tiene la oportunidad de vivir en una rica mansión durante las vacaciones de su propietario. En este periodo organiza un gran zafarrancho para pintar un gran mural. Cuando regresa el dueño de la casa, Gulley tiene que salir huyendo. Entre tanto, el coleccionista moroso muere y deja su colección al Museo Tate, ante cuya puerta Gulley se encuentra con Sarah que, una vez más, se niega a devolverle el cuadro. Tras una discusión, Sarah cae al suelo sin sentido y Gulley tiene que huir. Se refugia en una iglesia donde se dispone a pintar otro mural, e invita a todos sus compañeros pintores.

    Comentario

    Ronald Neame fue director de fotografía y productor de algunas de las más sobresalientes películas de David Lean, como Breve encuentro, Oliver Twist y Cadenas rotas. Algunos años antes de perderse en los convencionalismos del cine comercial estadounidense, Neame dirigió al gran actor británico Alec Guinness, el favorito de Lean, en una comedia que adapta una novela de Joyce Cary de la que el propio Guinness se hizo cargo de la adaptación. Narra la historia de un excéntrico e inconformista pintor que acaba de salir de la cárcel por amenazar a un coleccionista al que el artista acusa de no haber pagado lo suficiente por sus cuadros. A pesar de que el dinero no es un factor importante en su vida, dada su existencia bohemia en una barcaza amarrada a orillas del Támesis, su suerte parece cambiar el día en que un matrimonio millonario le invita a hospedarse en su lujosa mansión durante sus vacaciones. Ronald Neame sigue aquí el peculiar estilo de las comedias Ealing, resultando un placer ver en acción el camaleónico y gran actor Alec Guinness, secundado esta vez por Kay Walsh.