THE WOMEN

    17
    Titulo original: The women
    Año: 2008
    País: EE.UU.
    Duración: 114 min.
    Dirección: Diane English
    Guión: Diane English, basado en la obra de teatro de Clare Boothe Luce y en el guión para la película de 1939 “Mujeres”, escrito por Anita Loos y Jane Murfin.
    Música: Mark Isham. Temas musicales: "You don't know how it feels", interpretado por Ariel Vialli; "Everything Good Goes Away"; "Count on Me", interpretado por Lucy Schwartz; y "Beautiful", interpretado por Lucy Schwartz

    Intérpretes

    Meg Ryan, Annette Bening, Eva Mendes, Debra Messing, Jada Pinkett Smith, Bette Midler, Candice Bergen, Carrie Fisher, Cloris Leachman, Debi Mazar, India Ennenga, Natasha Alam,Ana Gasteyer, Joanna Gleason, Tilly Scott Pedersen, Lynn Whitfield, Jill Flint, Emily Seymour, Allison Seymour, Lauren Lefebvre, Lindsay Lefebvre, Isabella Panteledes, Olivia Panteledes, Madaliene Black, Meredith Black, Jana Robbins, Maya Ri Sánchez, Ruby Hondros, NiCole Robinson, Danielle Perry, Lindsay Flathers, Christy Scott Cashman, Celeste Oliva, Denece Ryland, Allyssa Maurice, Jordan Schechter, Marina Re, Stephanie Clayman, Maria Elena Ramirez, Pamela Lambert, Ellen Withrow, Kimmie Johnson y Jennifer Gjulameti

    Sinopsis

    Cuando Mary Haines (Meg Ryan) descubre que su marido le es infiel, y le está engañando con Crystal Allen (Eva Mendes), una atractiva dependienta de un gran almacén, sus amigas se reúnen a su alrededor para ayudarle a superar el drama. Este círculo a amigas se compone, entre otras de Sylvia Fowler (Annette Bening) la editora de una revista de belleza soltera, Edie Cohen (Debra Messing), una madre siempre embarazada de un nuevo hijo, y Alex Fisher (Jada Pinkett Smith), una escritora lesbiana. Todas pretenden dar consejos, a cual más dispar y absurdo, a la mujer engañada. También la madre de Mary, Catherine Frazier(Candice Bergen) y de su hija Moll (India Ennenga) entran en el grupo. Todas ellas en un elegante balneario, lejos de sus parejas, lugar en el que los secretos y mentiras de las vidas de todas ellas, se pondrán pronto de manifiesto.

    Comentario

    El mayor abismo al que se asoman los remakes es el de las inevitables -y casi siempre odiosas- comparaciones; y no sabemos muy bien por qué oculta razón, todo director/a de segundas, terceras...versiones se expone gratuitamente a riesgo tan evidente. Setenta años después de la primera en la pantalla, la sombra de George Cukor ni siquiera aparece. Son, claro está, otros tiempos, otras costumbres y otros clichés; hasta ahí, casi entendible. Pero lo que le falta a esta malograda entrega de Dianne English es, para empezar, el oficio (la historia le viene grande) y luego, la chispa, la garra y la resolución que cualquier película exige. No es ella desde luego muy exigente: no hay ritmo, ni humor; todo suena a facilón, aburrido y predecible; ni siquiera elegante: esta es, ni más ni menos, la insoportable levedad de un grupito de pijas tipo “Sexo en Nueva York”, pero sin sexo y sin aquella desfachatez. Las actrices, por otra parte, tampoco se creen su papel y navegan desganadas, sin rumbo y, en todo caso, pendientes de aprovechar algún que otro chispazo de guión, momentos sueltos más o menos presentables, que las disculpen. Como el duelo verbal en el vestuario de la lencería entre la esposa y la amante, cuando las dos antagonistas revelan bien a las claras que, la una por unos medios y la otra por otros, las dos quieren disfrutar exactamente de lo mismo: de la vida muelle, colgadas (eso sí) de un hombre. “Nada nuevo bajo el sol” -le confiesa la madre (Candice Bergen)-...pero eso tiene un precio, no es gratis”.Valiente lección de sometimiento a un estatus social tirando a repelente... en definitiva: una pesadez.