THE INTERNATIONAL. DINERO EN LA SOMBRA

    23
    Titulo original: The International
    Año: 2009
    País: EE.UU. - Alemania - Gran Bretaña
    Duración: 118 min.
    Dirección: Tom Tykwer
    Guión: Eric Warren Singer
    Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek y Tom Tykwer. Temas musicales: "Strange Brew", interpretado por Cream; "Wir Setzen Uns Mit Traenen Nieder", interpretado por Hungarian State Symphony Orchestra; y "The International End Title".

    Intérpretes

    Clive Owen, Naomi Watts, Armin Mueller-Stahl, Ulrich Thomsen, Brian F. O`Byrne, Michel Voletti, Patrick Baladi, Jay Villiers, Fabrice Scott, Haluk Bilginer, Luca Giorgio Barbareschi, Alessandro Fabrizi, Felix Solis, Jack McGee, Nilaja Sun, Steven Randazzo, Tibor Feldman, James Rebhorn, Remy Auberjonois, Ty Jones, Ian Burfield, Peter Jordan, Axel Milberg, Thomas Morris, Oliver Trautwein, Luigi Di Fiore, Verena Schonlau, Laurent Spielvogel, Marita Hueber, Giorgio Lupano, Loris Loddi, Natalia Magni, Dino Conti, Lucian Msamati, Benjamin Wandschneider, Alessandro Quattro, Marco Gambino, Matt Patresi, Tristana Moore, Naomi Krauss, Franco Trevisi, Antonio Santoro, Hakan Boyav, Luca Calvani, Gerolamo Fancellu, Ben Whishaw, Sedat Mert, Tevfik Polat, Darren Pettie, Mike Braun, Michael Bornhütter, Heiko Kiesow, Markus Pütterich, Ronnie Paul, Gerd Grzesczak, Piet Paes, Sigo Heinisch, Georges Bigot, Eric Singer, Federico Pacifici, Brad Holbrook, Jon DeVries, Chris Henry Coffey, Alex Cranmer, Robert Salerno, Nicole Shalhoub, Amy Kwolek, George Aloi, Anders Bramsen, Mayil Georgi, Natalie Gold, Lars Joermann, Steven J. Klaszky, Eliezer Meyer, Isabella Palmieri, Roberta Potrich y Alexander Yassin.

    Premios

    Seleccionada como película de apertura del Festival Internacional de Cine de Berlín

    Sinopsis

    En los alrededores de la nueva estación ferroviaria de Berlín, el Agente de la Interpol Louis Salinger (Clive Owen) observa como uno de sus hombres fallece en lo que parece una muerte accidental. Sin embargo se trata de un asesinato relacionado con la investigación que Salinger y sus hombres llevan sobre IBBC, un banco con sede en luxemburgo, que bajo su apariencia de limpieza y honestidad esconde actividades ilícitas como el blanqueo de dinero y el apoyo a los golpes de estado en países del tercer mundo. La ayudante del Fiscal del Distrito Eleanor Whitman (Naomi Watts) también investiga las opacas actividades del banco. Aunque tanto salinger como Eleanor Withman no pueden estar más alejados el uno del otro, ambos están decididos a llevar ante la justicia a uno de los bancos más poderosos del mundo: un banco internacional con tentáculos financieros y políticos que incluso llegan hasta los gobiernos de todo el mundo, por lo que unen sus fuerzas. Aunque su tarea parece imposible, ellos están dispuestos a desmantelar el banco, entre cuyos dirigentes se encuentran Wilhelm Wexler (Armin Mueller-Stahl) y Jonas Skarssen (Ulrich Thompsen), que han demostrado que no se pararán ante nada, incluso asesinando, para conseguir sus propios intereses. Sus pesquisas les llevan a diferentes ciudades europeas, a Manhattan, donde se producirá un tiroteo en el interior del museo Guggenheim y a Turquía.

    Comentario

    El asunto de fondo se las trae: el dinero lo puede todo y nos maneja a todos, a pequeña y gran escala: “...esa es la esencia de los bancos, convertir a países y personas en esclavos de sus deudas...” inquietante, ambicioso y de cons tante actualidad. Y tanto nos implica (y nos complica) el tema, la corrupción financiera en definitiva, que es difícil cubrir las expectativas. Lamentablemente no las cubre de forma absoluta, aunque unos cuantos aciertos salvan la película. Estamos ante un thriller con todos los elementos al uso (incluída la lucha voluntariosa entre David y Goliat) pero no están manejados esos elementos de forma usual. Tykwer ha sabido imponer su sello a la historia (su elegante puesta en escena) rueda con evidente plasticidad (tomas muy atractivas de ciudades, edificios, plazas...) y consigue momentos (el tiroteo en el Guggenheim de Nueva York, por ejemplo) verdaderamente notables, de los que nos se olvidan. Es, sin duda, el alemán un realizador diferente y con un lenguaje muy personal. Lo que podría haber resuelto como “una de intriga, de acción”, sin más, él la mima, huyendo de los típicos efectismos de género, de la espectacularidad hueca. Pero es cierto también que el guión de Eric W. Singer no acaba de estar a la altura; para empezar, a sus personajes les falta ese trazo definitivo y definitorio que se llama lisa y llanamente garra, alma; y además a veces acusa fallos (diálogos, coartadas y respuestas) de segun da fila. El trabajo de los actores, en cambio, es sobrio y eficaz bien guiados por un director como Tykwer que siempre ha demostrado gran capacidad para motivar el material humano que maneja. Una pena, que la sobrecogedora, alarmante, propuesta inicial no se gane del todo la pantalla.