SUEÑOS DE JUVENTUD

    18
    Titulo original: Vratné lahve
    Año: 2007
    País: república Checa
    Duración: 110 min.
    Dirección: Jan Sverák
    Guión: Zdenek Sverák
    Música: Ondrej Soukup

    Intérpretes

    Zdenek Sverák, Tatiana Vilhelmová, Daniela Kolárová, Alena Vránová, Martin Pechlát, Jan Budar, Jirí Machácek, Miroslav Táborský, Nella Boudová, Pavel Landovský, Filip Renc, Jirí Schmitzer, Ladislav Smoljak, Robin Soudek, Vera Tichánková, Ondrej Vetchý, Jan Vlasák y Lenka Zahradnická.

    Premios

    Premio del Público y Mención Especial del Jurado al Mejor Guión en el Festival internacional de Cine de Karlovy Vary Delfín de Oro en el Festival Internacional de Troia (Festróia)

    Sinopsis

    Josef Tkaloun (Zdenek Sverák) es un profesor de literatura de secundaria que, al darse cuenta un día de que ya no entiende a sus alumnos, abandona de inmediato la enseñanza. Esto supone un duro golpe para Eliška Tkalounová (Daniela Kolářová), su mujer desde hace treinta años, que ahora tiene a su irritable y gruñón compañero en casa todo el día. Sin embargo, Josef piensa que aún tiene mucho que aportar a la sociedad y que debería conseguir otro trabajo. Ninguno de sus intentos laborales funciona, y mucho menos el de ser el único mensajero en bicicleta de sesenta y cinco años de Praga, hasta que acepta un puesto a tiempo parcial como reponedor de botellas en el supermercado local. A lo largo de este tiempo en el supermercado, Josef llega a la conclusión de que lo que tiene que enseñar a la gente no está necesariamente en los libros, por tanto, decide convertirse en un estudiante de la vida. No obstante, Josef siempre ha sido un entrometido, y muy pronto su fina implicación en las vidas de otras personas le busca complicaciones que requieren soluciones dramáticas.

    Comentario

    Es una película encantadora y está hecha para encantar. Y el encanto le viene de una historia tierna, en la que todo rebosa buenas intenciones, un poco a lo Capra: un protagonista de lo más vital (encarnado por un enorme actor) una esposa dulce pero no tonta, unos compañeros de trabajo completamente presentables, un coro de vecinos y clientes de lo más entrañable...y además la presencia absolutamente encantadora de una ciudad, Praga, nada tópica, sino retratada a tamaño familiar, a la medida justa de la historia que nos cuentan. Ese es el cuadro que nos pintan: muy relajante y poco real. El ritmo lo marcan las rápidas decisiones (más bien las ocurrencias) de Josef, el protagonista. Y está mejor en la primera parte, luego ya es otra cosa. Muy bien, por ejemplo, el arranque: con cuatro anécdotas evidencia la dejadez del sistema educativo, y la presentación de este hombre como el reverso de la moneda...pero se ralentiza en el supermercado; una vez allí, mantiene la chispa, pero se hace previsible:sabemos de antemano lo que va a pasar. Y pasa. Los sueños, sus fantasías, podrían reducirse a la mitad. Y también ese vuelo en globo aerostático por Praga, tan majestuoso, que el director sin embargo se empeña en alargar, cuando tenía ahí un evidente y redondo final. Jan Sverák ganó un Oscar con “Kolya” en 1997 y continúa su factura discreta pero eficaz, algo que una vez más nos lleva a la ya repetida reflexión acerca del cine europeo: aunque tiene que haber de todo, películas grandes y pequeñas, estas historias personales, interesantes, que no competirán nunca con Hollywood circulan, y muy bien, en el pequeño circuito donde el dinero no manda pero sí el “boca a boca”. Es un ejemplo más de por dónde pueden ir las cosas...