SACRIFICIO

    Titulo original: Le Sacrifice / Offret
    Año: 1986
    País: Francia - Suecia
    Duración: 145 min.
    Dirección: Andrei Tarkovski
    Guión: Andrei Tarkovski.
    Música: Johann Sebastian Bach y música tradicional sueca y japonesa.

    Intérpretes

    Erland Josephson, Susan Fleetwood, Valérie Mairesse, Allan Endwall, Gudrún S. Gísladóttir, Sven Wollter, Filippa Franzén, Tommy Kjellqvist, Per Källman y Tommy Nordahl.

    Sinopsis

    Alexander (Erland Josephson) es un profesor que vive con su familia en la solitaria casa de campo de una isla del norte de Suecia. Su vida es apacible. Un día planta un árbol con la ayuda de su hijo, encontrando después a un cartero con el que habla de Nietzsche, mientras que su sirvienta María se refiere a los poderes ocultos. De repente, tras escucharse el ruido de aviones surcando el cielo, la televisión anuncia que ha empezado un cataclismo nuclear, lo que produce una gran convulsión en la apacible vida familiar. Ante la magnitud de la catástrofe, el profesor decide que no hay más solución que el sacrificio. Reza una oración y decide quemar su casa. Una vez consumada la ofrenda, parece que todo ha sido una falsa alarma o una alucinación. Varias ambulancias aparecen para buscarle, mientras que su hijo se tumba al pie del árbol que había plantado.

    Comentario

    El testamento cinematográfico de Andrei Tarkovski, fallecido ese mismo año, una parábola poética en torno a cómo un hombre puede renovar sus lazos con la vida mediante la renovación de su pacto consigo mismo y con las fuentes de su espíritu. Es una película que profundiza en el interior del espíritu humano proponiendo una reflexión humanista, que recoge influencias de algunas películas de Bergman y lleva a sus últimas consecuencias algunos de los temas en torno a la naturaleza humana apuntadas en Andrei Rublev, Solaris y Stalker, anteriores películas de Tarkovski. La película se rodó en una isla sueca vecina de Färo, en la que vive Ingmar Bergman y con el equipo técnico habitual de ese director sueco con el desaparecido excelente director de fotografía Sven Nykvist al frente, por lo que puede considerarse como el homenaje de Tarkovski al cine de Bergman.