MOTÍN EN EL DEFIANT

    Titulo original: Damn the Defiant!
    Año: 1962
    País: Gran Bretaña
    Duración: 97 min.
    Dirección: Lewis Gilbert.
    Guión: Nigel Kneale, Edmund H. North y Frank Tilsley.
    Música: Clifton Parker.

    Intérpretes

    Alec Guinness, Dirk Bogarde, David Robinson, Bryan Pringle, Anthony Quayle, Nigel Stock, Murray Melvin, Joy Shelton, Peter Greenspan, Victor Madden, Robin Stewart, Maurice Denham, Richard Carpenter, Ray Brooks, Ann Lynn, Russell Napier, Johnny Briggs, Toke Townley, Declan Mulholland, Michael Coles, Tom Bell, Walter Fitzgerald, Andre Maranne, Brian Phelman, Anthony Oliver y Peter Gill.

    Sinopsis

    En 1797 la flota inglesa está en guerra contra los franceses. Del puerto de Spithead parte de H. M. S. Defiant, un poderoso buque de guerra, lleno de artillería, con destino al Mediterráneo. Su misión consiste en escoltar un convoy de barcos mercantes que transportan madera desde Córcega a Gran Bretaña. Al frente del buque está el capitán Crawford (Alec Guinness), quién lleva como segundo de a bordo al teniente Scott Padget (Dick Bogarde). También, por primera vez Crawford lleva a bordo del buque a su hijo Harvey (David Robinson), al que ha advertido que deberá cumplir con su deber y efectuar los trabajos a bordo como cualquier otro miembro de la tripulación. La tripulación se ve obligada a cumplir su servicio en condiciones extremadamente difíciles a lo que se suma la brutalidad de Scott Padget, empeñado en mantener la disciplina a la vieja usanza, poniendo las cosas tan difíciles y tensando tanto la situación que la tripulación se amotina. El capitán Crawford deberá enfrentarse a una tripulación amotinada y a la vez a la flota de Napoleón.

    Comentario

    Película de aventuras bélicas marítimas de producción británica, surgida a la sombra de Rebelión a bordo. Pese a que la reunión de Alec Guinness y Dirk Bogarde ya justificaría por sí sola su visión, resulta además una película entrañable, cuidada en todos los detalles, en torno a un barco de la armada británica del siglo XVIII, cuyos marineros no están dispuestos a seguir soportando los castigos corporales por parte de sus intransigentes oficiales. El director Lewis Gilbert se especializó en este tipo de guerra en el mar (Hundid al Bismark, Proa al cielo), reconstruyendo minuciosamente la vida en un barco británico de la época y creando una atmósfera sombría y realista.