LOS BURDELES DE PAPRIKA

    23

    Una joven muchacha del campo llega al Trieste de los años 50 enamorándose de un joven marinero. Como le hace falta el dinero, comienza a trabajar como prostituta en un burdel de la ciudad donde recibe el apodo de Paprika. Su popularidad hace que gane dinero con tanta facilidad como dificultades tiene para proseguir su relación con el marinero que pronto la abandona partiendo hacia mares lejanos. Con el dinero ganado puede poner su propio burdel y contratar a otras chicas para el negocio, a la vez que se casa con un respetable aristócrata de 70 años. Pero ella nunca ha olvidado al marinero por el que se vio obligada a trabajar como prostituta, y al cabo de los años se vuelve a encontrar con él.