IVANHOE (1952)

    Titulo original: Ivanhoe
    Año: 1952
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Richard Thorpe
    Guión: Richard Thorpe
    Música: Miklos Rozsa Temas musicales: “The Song of Ivanhoe”, interpretado por Robert Taylor y Norman Wooland

    Intérpretes

    Robert Taylor, Elizabeth Taylor, Joan Fontaine, George Sanders, Emlyn Williams, Robert Douglas, Finlay Currie, Felix Aylmer, Francis De Wolff, Norman Wooland, Basil Sydney, Harold Warrender, Patrick Holt, Roderick Lovell, Sebastian Cabot, John Ruddock, Michael Brennan, Megs Jenkins, Valentine Dyall, Lionel Harris, Carl Jaffe, Guy Rolfe, Martin Benson, Peter Brace, Paddy Brannigan, Robert Brown, Mad Jack Churchill, Bill Cummings, Pamela Davis, May Hallatt, Victor Harrington, Frederick Kelsey, Joe Phelps, John Pike, Dido Plumb, Ernie Rice, Desmond Roberts y Pat Ryan.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Película, a la Mejor Fotografía en color y Mejor Música. Nominada al Globo de Oro a la Mejor Música y a la Mejor Película.
    Seleccionada para la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia

    Sinopsis

    A su regreso de la III Cruzada, el rey Ricardo Corazón de León (Norman Wooland) es apresado en Austria. Para su rescate es necesaria una elevada suma de dinero que su hermano Juan sin Tierra (Guy Rolfe) se niega a pagar, ya que así puede seguir usurpando el trono de Inglaterra. Entre los partidarios de Ricardo se encuentra el caballero sajón Wilfred de Ivanhoe (Robert Taylor), que ha regresado a Inglaterra tras luchar en la III Cruzada, quien lucha por conseguir el rescate. Ivanhoe era hijo de Cedric el sajón (Finlay Currie), dirigente de la resistencia sajona frente a la dominación normanda. Pero éste había renegado de su hijo porque había marchado a las Cruzadas sin su autorización, abandonando temporalmente a Lady Rowena (Joan Fontaine), última descendiente de la realeza sajona. Por ese motivo, Ivanhoe tendrá que reconciliarse primero con su padre, para conseguir con él y los demás sajones que apoyan al rey Ricardo, luchar contra Juan Sin Tierra a fin de lograr restaurar en el trono a su legítimo rey. Para conseguir el perdón paterno, Ivanhoe acude a un torneo organizado por el príncipe Juan y sus barones traidores, pero antes de participar en él, Ivanhoe salva a un judío, Isaac de York (Felix Aylmer), de ser asesinado. Como recompensa por su acción, su hermosa hija, Rebeca, (Elizabeth Taylor) le obsequia sus joyas a Ivanhoe con el fin de que pueda adquirir armadura, armas y caballo para participar en el torneo. Rebeca ha comenzado a enamorarse de Ivanhoe. Cuando Ivanhoe llega de incógnito al torneo, con el nombre de El Desheredado, los campeones normandos han vencido a todos los sajones que han osado enfrentarse a ellos. Ivanhoe los enfrentará uno a uno hasta derrotarlos a todos; a saber, sir Ralph de Vipont (Roderick Lovell), Phillip de Malvoisin (Patrick Holt), Front de Boeuf (Francis De Wolff), sir Hugh de Bracy (Robert Douglas) y el templario sir Brian de Bois-Gilbert (George Sanders), quien ya se había enfrentado con Ivanhoe en Tierra Santa. Es precisamente Bois-Gilbert quien hiere gravemente a Ivanhoe en el último combate, aunque igualmente cae derrotado pues De Bracy lo había herido levemente en el anterior choque. Finalmente, Ivanhoe es declarado vencedor y se le concede el derecho de elegir a la reina del torneo, Ivanhoe elige a Lady Rowena, ante la decepción de Rebeca que ha acudido con su padre a ver el encuentro. Ivanhoe se desploma a causa de sus heridas y todos descubren su identidad, que hasta entonces había permanecido oculta; incluso su padre lo ensalza por su hazaña. Pero, es Rebeca, quien previa conversación y acuerdo con Lady Rowena, también muy preocupada por la suerte del guerrero Ivanhoe, se ocupa de trasladarlo a su casa a fin de cuidarlo y curar sus heridas hasta alcanzar su completa recuperación. A partir de ese momento la acción se torna agitada. En el traslado de Ivanhoe, es hecho prisionero junto con sus protectores judíos, al igual que su padre y su séquito, en el cual está Lady Rowena. Todos ellos son llevados al castillo de Frente de Buey, donde Bois-Gilbert cortejará a Rebeca, y De Bracy a Lady Rowena. Pero los traidores normandos son sorprendidos por Robin de Locksley -Robin Hood- (Harold Warrender) y sus hombres, que asaltan el castillo. Frente de Buey muere en la defensa, de Bracy se rinde, y Bois-Gilbert huye con Rebeca al santuario de los Templarios. Ivanhoe logra reunir el rescate para Ricardo, recibiendo entre otras la aportación de Isaac de York y parte del pueblo judío que contribuyen con dinero emolumentos de su pueblo para lograr la liberación del rey Ricardo. Mientras, Rebeca es juzgada como hechicera o bruja, por usar sus conocimientos de herbolaria para curar enfermos, y acusada de haber hechizado al caballero Bois-Gilbert, quien en el fondo está perdidamente enamorado de ella. A punto de ser condenada, Ivanhoe lanza su guante, como símbolo de reto y solicita un Juicio de Dios, en el cual la inocencia o culpabilidad de Rebeca se decidirá en un torneo a muerte entre el retador de la acusada, Ivanhoe, y el campeón elegido por la acusación, que definitivamente es Bois-Gilbert. Rebeca asiste al duelo entre los dos valerosos guerreros: uno, al que ella ama, empeñado en demostrar su inocencia; el otro que la ama a ella, condenado a demostrar su culpabilidad, tras una demostración de los dos caballeros en su habilidad en manejo de las armas, Ivanhoe dará muerte a Gilbert y salvará a Rebeca. En ese instante, el rey Ricardo Corazón de León irrumpe en el torneo junto a sus caballeros, su hermano Juan Sin Tierra, el usurpador, baja la cabeza en señal de sumisión y es sometido, mientras el verdadero rey, Ricardo Corazón de León, exhorta a todo el pueblo a fortalecer la unión.

    Comentario

    Durante la primera mitad de los años 50 del siglo XX, el prolífico director Richard Thorpe y el productor Pandro S. Berman hacen tres películas de aventuras medievales para M.G.M. Tras “Los caballeros del Rey Arturo” (1954) y “Las aventuras de Quentin Durward” (1955), sobresale esta adaptación de la novela homónima de Walter Scott. Destacan la inspirada música de Miklos Rozsa y las escenas del torneo, donde Invanhoe se enfrenta a cinco caballeros normandos, y sólo es herido por el último, el asalto de Robin Hood, interpretado por Harold Warrender) al castillo donde están prisioneros los protagonistas, y el juicio de Dios, en el que Ivanhoe vuelve a luchar con Brian de Bois-Guilbert (George Sanders) para salvar la vida de Rebecca.