GHOST DOG, EL CAMINO DEL SAMURAI

    49
    Titulo original: Ghost Dog, The Way of the Samurai
    Año: 1999
    País: EE.UU.
    Duración: 116 min.
    Dirección: Jim Jarmusch.
    Guión: Jim Jarmusch
    Música: RZA. Temas musicales: Ice-Cream, Fast Shadow, Raise Your Sword, From Then Till Now, interpretado por Killah Priest, Armagideon Time, interpretado por Willie Williams, Nuba One, interpretado por Andrew Cyrille y Jimmy Lyons, Cold Lampin With Flavor y Dangerous Fun, interpretado por William Loose.

    Intérpretes

    Forest Whitaker, John Tormey, Cliff Gorman, Dennis Liu, Frank Minucci, Richard Portnow, Tricia Vessey, Henry Silva, Gene Ruffini, Frank Adonis, Victor Argo, Damon Whitaker, Kenny Guay, Vince Viverito, Gano Grills, Touché Cornel, Jamie Hector, Chuck Jeffreys, Yan Ming Shi, Vinny Vella, Joseph Rigano, Roberto Lopez y Salvatore Alagna.

    Premios

    Nominada al Premio César de la Academia de Cine Francés a la Mejor Película Extranjera. Seleccionada para la Sección Oficial a Concurso del Festival Internacional de Cine de Cannes.

    Sinopsis

    Un niño negro y marginal (Damon Whitaker) es ayudado en una ocasión por un blanco mafioso. Ya adulto, Ghost Dog (Forrest Whitaker), es un hombre solitario cuya vida se rige por un código samurai que, entre otras cosas, le exige reciprocidad a quien le salvó. Vive en una cabaña situada en el ático de un edificio abandonado, rodeado de palomas mensajeras, y se ha convertido en un meticuloso y solitario asesino profesional aficionado al hip-hop. Desde el día en que el mafioso Louie (John Tormey) le salvó la vida, Ghost Dog establece un vínculo de vasallaje con él: lo convierte en su señor y está dispuesto a cumplir todas sus órdenes tal y como lo hacían los samurais en el Japón de antaño. Sin embargo, en uno de los trabajos que le encarga Louie las cosas se complican y, de golpe, toda la familia mafiosa se vuelve contra él con la intención de hacerlo desaparecer.

    Comentario

    Forrest Whitaker (Juego de lágrimas, Esperando un respiro) da vida a un asesino a sueldo con un código del honor que se rige por las reglas de los antiguos samurais japoneses, como símbolo y origen de toda una mitología sobre la figura del héroe que ha perdurado con el paso de los años en toda clase de culturas. Jim Jarmusch (Extraños en el paraíso, Mystery Train), uno de los más significativos y transgresores directores estadounidenses surgidos del cine independiente provoca una reflexión sobre la violencia y sus consecuencias y, sobre todo, una evocación del mundo de la infancia, cuando las normas de comportamiento parecen mucho más precisas, con esta historia de un asesino a sueldo aficionado al hip-hop que solo se comunica con sus clientes por palomas mensajeras y que rinde vasallaje a un jefe mafioso que una vez le salvó la vida y que ahora quiere quitársela.