EL HOMBRE QUE SE QUISO MATAR (1942)

    71
    Titulo original: El hombre que se quiso matar
    Año: 1942
    País: España
    Duración: 80 min.
    Dirección: Rafael Gil
    Guión: Luis Lucia basado en un cuento de Wenceslao Fernández Flórez.
    Música: José Ruiz de Azagra.

    Intérpretes

    Antonio Casal, Rosita Yarza, Manuel Arbó, Xan das Bolas, José Prada, Camino Garrigó, Irene Mas, Alejandro Nolla, José Acuaviva, Alberto López, Angel Alcaraz, Ramón José Giner, Pedro Mascaró, Jesús Castro Blanco, José Palomera, Vicente Aparici, José Pujadas y Eduardo Hernández.

    Sinopsis

    Federico Solá (Antonio Casal), un joven arquitecto, ve como el puesto que le habían prometido en Cementos El Castor se lo dan al hijo del dueño, su novia Juanita (Irene Más) le deja y su padre le retira la ayuda económica, por lo que se considera fracasado en la vida y decide suicidarse. Tras algunas tentativas iniciales, totalmente frustradas, decide hacer públicas sus intenciones, anunciando su adiós definitivo en un plazo de tres días. A partir de ese momento, Federico trata de convertirse en su ser despiadado y sin escrúpulos, pues su muerte está próxima, pero, por esa misma razón, nadie se atreve a contradecirle y todos se esfuerzan en hacerle agradable lo que le queda de vida. Gracias a su nueva arrogancia y a la popularidad que le ha dado su decisión, conquista a la joven Irene Argüelles (Rosa Yarza), consigue que su padre, el arquitecto Argüelles (Manuel Arbó), presidente de la Sociedad de Edificaciones, le de un puesto en su empresa y además el fabricante del vermut La Dardana (Alejandro Nolla), le entregue una fuerte suma pir tener en la mano una botella de su bebida en el momento de su muerte. Cuando llega el día señalado, Federico se da cuenta de que ahora que ha conseguido el amor y el trabajo de sus sueños lo mejor es seguir viviendo.

    Comentario

    Adaptación de una popular novela de Wenceslao Fernández Florez, que el prolífico Rafael Gil lleva aquí por primera vez a la pantalla (Gil realizaría una segunda versión en 1970), con una extraordinaria interpretación de Antonio Casal. El guión, con forma de largo monólogo, lo firma Luis Lucia, años antes de que diese el salto a la dirección cinematográfica.