EL CASO FAREWELL

    18
    Titulo original: L`affaire Farewell
    Año: 2009
    País: Francia
    Duración: 113 min.
    Dirección: Christian Carion
    Guión: Christian Carion y Eric Raynaud, basado en el libro de Serguei Kostine "Bonjour Farewell".
    Música: Clint Mansell Temas musicales: "Awakening"; "Sous l`aigle double", interpretado por L`Orchestre François Rauber; "Varchavianka", interpretado por Alexandrov Red Army Ensemble; "Under pressure", interpretado por Queen; "We Will Rock You", interpretado por Queen; "Bohemian Rhapsody", interpretado por Queen; "Steppin Out", interpretado por Joe Jackson; "La mélancolie", interpretado por Léo Ferré; "Paname", interpretado por Léo Ferré; “Run Like Hell", interpretado por Pink Floyd; y "Scar", interpretado por Simple Minds.

    Intérpretes

    Emir Kusturica, Diane Kruger, Willem Dafoe, Guillaume Canet, Fred Ward, Alexandra Maria Lara, David Soul, Gary Lewis, Benno Fürmann, Niels Arestrup, Ingeborga Dapkunaite, Dina Korzun, Christian Sandström, Alex Ferns, Philippe Magnan, Mats Långbacka, Aleksey Gorbunov, Claes Olsson, Marc Berman, Joonas Makkonen, Anton Yakovlev, David Clark, Evgenie Kharlanov, Miglen Mirtchev, Thomas Schmauser, Malou Beauvoir, Jevgeni Auca, Andrei Tsumak, Igor Panich, Philippe Canet, Tony Vanaria, Kari Rakkola, Riko Eklundh, Susan Moncur, Valentin Varetsky, Tero Saikkonen, Eddie Crew, Lauriane Riquet, Vsevolod Shilovsky, Johanna Humblat, Timothé Riquet, Viktor Drevitski, Igor Mozorov, Laure Riman, Vladimir Tolsky, Pierre-Alexis Kabakhidze, Christian Alsiev, Mickey Dedal, Bogdan Doroschenko, Irina Augshkap, Paul Duberpet, Ovellana Kuzmina, Ruslan Guei, Alexey Vasiltchenko, Jussi Ziegler, Andrey Diminski, Vladimir Ousev, Michal Bilalov, Konstantin Olvekhov, Grigori Honovkov, Gergiy Holosko, Christian Carton, Maksim Pinsker y Heikki Kivijärvi.

    Sinopsis

    En 1981, el coronel Grigoriev (Emir Kusturica) de la KGB (cuyo nombre auténtico es Vladimir Vetrov), se decepcionó con cuanto el ideal comunista había devenido bajo Brezhnev, y decidió cambiar el mundo por su cuenta… Con discreción, contactó con un ingeniero francés que trabajaba para Thomson, en Moscú, y poco a poco le fue pasando documentos, en su mayor parte concernientes a Estados Unidos, que contenían información relativa a la que sería la mayor operación de espionaje de la Guerra fría hasta la fecha. A lo largo de dos años, el presidente francés, François Mitterrand (Philippe Magnan), verificaría personalmente los documentos suministrados por aquella fuente de Moscú, a la que el Servicio Secreto francés puso el nombre en clave de “Farewell”. Entonces, el amo de la Casa Blanca, Ronald Reagan (Fred Ward), dejó a un lado su renuencia a trabajar con un francés socialista para sacar partido de aquella información inesperada que provenía directamente del mismísimo corazón de la KGB. De hecho, lo que hizo Farewell fue cercenar de cuajo la red que permitía a la KGB recibir información pormenorizada de toda investigación científica, industrial o militar de Occidente. Una vez que la URSS se vio desprovista de aquellas inapreciables fuentes de información, el anuncio de Ronald Reagan del nuevo programa militar “Guerra de las Galaxias” significó el toque a difuntos para la Unión Soviética. El Muro de Berlín cayó antes de que acabara la década de los 80… A su manera, puede decirse que Farewell logró cambiar el mundo evitando los métodos tradicionales de espionaje, demasiado conocidos para la KGB, y no exigiendo a cambio compensación económica de ninguna clase, demasiado capitalista para su gusto. Se limitó a seguir su destino, con el fin de que amaneciera un nuevo mundo para sus camaradas rusos, pero particularmente para su hijo Ygor (Evgenie Kharlanov) y su esposa Jessica (Alexandra Maria Lara).

    Comentario

    Película del francés Christian Carion basada en unos hechos reales, que el presidente Reagan definió en su momento como "el más grande complot se espionaje de la historia". Emir Kusturica es el ingeniero ruso Vladimir Vetrov, conocido como el General Grigoriev dentro del KGB, que en el Moscú de 1981, decepcionado por el rumbo que había tomado el sistema comunista bajo Leónidas Breznev, decidió no huir al Oeste sino quedarse dentro del sistema para trabar un complot de espionaje que pensaba cambiaría el mundo. Y lo hizo. "El caso Farewell" -en el que tomaron parte activa Ronald Reagan, François Mitterand y Gorbachov- significó el comienzo del fin de la guerra fría, la llegada de la perestroika, la caída del Muro de Berlín y la alteración del mundo tal y como había sido conocido hasta entonces. "Todo el mundo tiene sus razones", decía Jean Renoir y como él, Carion ha decidido contar una gran revolución desde la intimidad y también espiritualidad de Grigoriev, un hombre con grandes miras, un lobo solitario dispuesto al sacrificio para que los cambios fueran posibles. También un amante marido y padre. Lector de Rimbaud y oyente de Leo Ferré. Un "espía" que mostró al confiado Occidente lo que el sistema soviético sabía de los asuntos top secret norteamericanos y que supo ver lo que se venía antes que los demás. Y no le importó sacrificarse por ello. Grigoriev actuó con la ayuda -malgré loi- de un ingeniero francés establecido en Moscú, Pierre, interpretado por Guillaume Cantet. Con lo cual, Carion se ha atrevido a dirigir a dos realizadores en una misma película. Pierre se resiste pero el descubrimiento de la enormidad de los secretos de Estado que Grigoriev conocía le impulsaron a actuar, dado que constituían el mayor caso de espionaje de la guerra fría. Todo ello, pese al horror de su esposa Jessica, la siempre espléndida Alexandra Maria Lara. Farewell, el nombre en código que le otorgaron los servicios secretos norteamericanos, decapitó desde dentro un red de conocimientos que habrían situado al KGB a la cabeza del mundo por el exacto conocimiento de los secretos científicos, militares e industriales de la mayor de las potencias mundiales. El francés Christian Carion (Cambrai, 1963) ha dado tres veces en la diana. Con su "ópera prima" "Una chica de París" (2001), protagonizada por Michel Serrault y Mathilda Seigner, atrajó sólo en Francia 2.500.000 espectadores. La segunda, "Feliz Navidad", ubicada durante la Gran Guerra en 1914 representó a Francia en los Globos de Oro y los Oscar de 2006. Y aquí logra una conmovedora, vibrante e íntima historia de un lobo solitario dispuesto al sacrificio por el que Emir Kusturica pone toda la carne en el asador. Junto a él y Cantet, Niel Arestrup, David Soul (de "Starsky y Hutch", irreconocible), Willem Dafoe (tan aristado como siempre) y en los roles presidenciales, Fred Ward, Philip Magnan y Valentin Varetsky.