CARIÑO, HE ENCOGIDO A LOS NIÑOS

    Titulo original: Honey, I Shrunk the Kids
    Año: 1989
    País: EE.UU.
    Duración: 93 min.
    Dirección: Joe Johnston
    Guión: Ed Naha y Tom Schulman, basado en una historia de Stuart Gordon, Brian Yuzna y Ed Naha.
    Música: James Horner. Temas musicales: Fire, interpretado por Jelani Jones with Planet 10; Powerplay, interpretado por Gary Mallaber and John Massaro, Tema de Amarcord; y Turn It Up, interpretado por Nick Kamen.

    Intérpretes

    Rick Moranis, Marcia Strassman, Big Russ Thompson, Kristine Sutherland, Thomas Wilson Brown, Jared Rushton, Amy O'Neill, Robert Oliveri, Carl Steven, Mark L. Taylor, Kimmy Robertson, Lou Cutell, Laura Waterbury, Trevor Galtress, Martin Aylett, Janet Sunderland, Patrick Brown y Craig Richard Nelson.

    Sinopsis

    Wayne Szalinski (Rick Moranis), un científico con mucha imaginación al que nadie toma en serio, ha ideado una máquina para reducir el tamaño de los objetos. Sus dos hijos, jugando con otros dos niños, activan accidentalmente la máquina con una pelota de béisbol. Ahora tienen el tamaño de una hormiga y no consiguen que su padre les vea. Las cosas empeoran cuando su padre pasa la aspiradora y la descarga en el jardín. Para volver a su casa tendrán que atravesar unos pocos metros de hierba, que ahora son una selva tropical para ellos, descubriendo una jungla donde las piedras parecen montañas y simples gotas de agua pueden provocar una increíble inundación. El microscópico cuarteto se ve sumergido en una emocionante aventura cuando tratan de evitar ser aplastados por los pies de sus padres, ser devorados por el perro de la familia, o ser triturados por las cuchillas de la cortadora de césped descontrolada.

    Comentario

    Con una premisa que remite directamente al clásico El increíble hombre menguante, el reto del director Joe Johnston (Jumanji, Parque Jurásico III, Océanos de fuego), veterano de la Industrial Light & Magic, fue sin duda hacer que una historia para niños interesase también a un público adulto. Quizá la clave es tan sencilla como el desarrollo natural de las cosas: los adultos no ven a los niños y estos están desesperadamente decididos a aumentar de tamaño, es decir, a crecer. ¿No sucede eso en todas las familias? El resultado es una comedia familiar con un reparto encabezado por ese adulto con aspecto de niño llamado Rick Moranis (Los cazafantasmas, Los Picapiedra), en un divertido papel de científico chiflado que sirve a la perfección para lanzar el mensaje Disney: lo primero es la familia. Los efectos especiales, uno de los principales atractivos de la película, obtuvieron el premio Bafta de la Academia Británica. Además, la banda sonora es obra de James Horner, ganador del Oscar por Titanic y que recibió por esta juguetona partitura el premio ASCAP. El filme ha tenido dos secuelas, Cariño he agrandado al niño y Cariño, nos hemos encogido a nosotros mismos.