BESOS ROBADOS (1968)

    Titulo original: Baisers volés
    Año: 1968
    País: Francia
    Duración: 90 min.
    Dirección: François Truffaut
    Guión: François Truffaut, Claude de Givray y Bernard Revon.
    Música:

    Antoine Duhamel.
    Temas musicales: «Que reste t’il de nos amours», interpretada por Charles Trenet.


    Intérpretes

    Jean-Pierre Léaud, Claude Jade, Daniel Ceccaldi, Claire Duhamel, Delphine Seyrig, Michael Lonsdale, Serge Rousseau, Harry-Max, André Falcon, Catherine Lutz, Paul Pavel, Martine Ferrière, François Darbon, Jacques Rispald, Jacques Delord y Jean-François Adam.

    Premios

    Oscar: Nominada a la Mejor Película de Habla No Inglesa.
    Globos de Oro: Nominada en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa.


    Sinopsis

    Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud) acaba de licenciarse del ejército. El primer día como civil va a visitar a su ex novia Christine (Claude Jade), para comprobar si sigue o no enamorado de ella, pero no la encuentra. El siguiente problema a resolver es el económico. Encuentra un trabajo en un hotel como portero de noche. Un detective privado, el señor Henri (Harry-Max), se aprovecha de su inexperiencia para hacerle abrir la puerta de una habitación y pillar in fraganti a la esposa de un cliente suyo. Se arma un gran escándalo y como consecuencia Antoine pierde el empleo. Henri se compadece del muchacho y le coloca en su agencia de detectives, enseñándole todos los trucos de la profesión. Su primer caso es descubrir por qué el señor Tabard (Michael Lonsdale), propietario de una importante zapatería, se siente odiado por todo el mundo. Antoine va a trabajar al almacén para espiar al personal y descubrir por qué odian a su patrón. Recoge toda clase de información y el asunto parece ir bien hasta que conoce a la señora Tabard (Delphine Seyrig), una muchacha muy hermosa de la que Antoine se enamora locamente. Desdichadamente, la mujer le intimida de tal modo que se siente incapaz incluso de hablarle. Al morir el señor Henri, Antoine jura no volver a trabajar como detective, y busca un nuevo empleo: técnico de televisión, que será el que, en definitiva, le permitirá alcanzar la estabilidad afectiva.

    Comentario

    François Truffaut recupera a su entrañable Antoine Doinel, de nuevo con Jean-Pierre Léaud como protagonista, tras su aparición en “Los cuatrocientos golpes” y después de verle trabajar en una discográfica en el episodio dirigido por Truffaut de “El amor a los veinte años”. Truffaut filma con mucha sensibilidad y con un irónico sentido del humor la cotidianeidad de Doinel que pasa de portero de noche de un hotel a detective privado. Además aquí comenzaran sus problemas con las mujeres. La ligereza, teñida de una leve nostalgia y con un cierto desencanto vital, son otras destacadas cualidades de esta obra maestra de François Truffaut.