AVENTURAS DE ROBINSON CRUSOE

    171
    Titulo original: Robinson Crusoe
    Año: 1954
    País: México
    Duración: 90 min.
    Dirección: Luis Buñuel
    Guión: Hugo Butler y Luis Buñuel, basado en la novela “Robinson Crusoe”, de Daniel Defoe.
    Música: Anthony Collins

    Intérpretes

    Dan O`Herlihy, Jaime Fernández, Felipe de Alba, Chel López, José Chávez y Emilio Garibay.

    Premios

    Nominada al Oscar al Mejor Actor Protagonista (Dan O`Herlihy) Nominada al BAFTA de la Academia de Cine Británico a la Mejor Película.

    Sinopsis

    Robinson Crusoe (Daniel O`Herlihy) es un joven rebelde que a los 19 años se hace a la mar para escapar al futuro que sus padres le han diseñado: abogado. Se convierte en tripulante de un barco que se dedica al tráfico de esclavos, que naufraga. Todos los compañeros de Robinson mueren. Crusoe es el único superviviente, que va a parar a una isla desierta. Allí excava una cueva y y va montando en torno suyo una vivienda y almacén. Para no perder el sentido del tiempo, inventa un calendario: una cruz de madera en la que va haciendo una muesca cada día. Con paciencia, va desarrollando múltiples talentos y actividades: aprende a criar cabras, crear utensilios con barro, piedra y madera y hasta adopta a un loro. Le acompaña un único libro: la Biblia. Con sus necesidades cubiertas por la naturaleza y su ingenio, Crusoe se da a la lectura y agradece a Dios que le haya salvado. Se pasa 28 años construyendo una casa y luchando por mantenerse cuerdo. Su soledad, sin embargo, no es eterna. Un día, sin dejarse ver, sorprende a unos visitantes que acuden a la isla: se trata de unos indios que llevan prisioneros a otros indios, con la intención de sacrificarlos y comérselos. De primeras, Robinson juzga que los caníbales merecen la muerte, pero después le entran dudas: si no conocen la Revelación, probablemente no sepan que la antropofagia es un pecado grave. Crusoe decide, eso sí, liberar un prisionero, un indio al que llama Viernes (Jaime Fernández) por el día en que lo encontró, y al que educa a su gusto: le enseña la lengua inglesa y el cristianismo y disfruta del agradecimiento del salvaje, que es feliz cumpliendo todos sus deseos. Tiempo después, los caníbales regresan a la isla a celebrar uno de sus banquetes.

    Comentario

    Perteciente a su etapa mexicana, fue la primera película que Buñuel dirigió íntegramente en inglés. Es la adaptación de la popular novela de Daniel Defoe, libro que al director no le gustaba nada pero que reproduce con gran meticulosidad. Buñuel examinaba a sus personajes de ficción como un entomólogo estudia a los insectos. En ese sentido ésta es una película clave, ya que Robinson Crusoe vive en soledad perdido en una isla. Ni Dios le oye, como Buñuel subraya. El náufrago debe aprender a valerse por sí mismo en un medio hostil. Para conseguirlo no le valen su educación burguesa, sus medios económicos, ni el Ejército ni la Biblia... Buñuel recrea la historia en un entorno exuberante repleto de imágenes brillantes como si él mismo estuviera descubriendo la isla tropical cuando naufragó el barco inglés en 1659.