ASÍ EN EL CIELO COMO EN LA TIERRA (1985)

    11
    Titulo original: Así en el Cielo como en la Tierra
    Año: 1995
    País: España
    Duración: 102 min.
    Dirección: José Luis Cuerda
    Guión: José Luis Cuerda.
    Música: Francis Ibáñez

    Intérpretes

    Fernando Fernán-Gómez, Francisco Rabal, Jesús Bonilla, Luis Ciges, Agustín González, Mónica Molina, Juan Luis Galiardo, Enrique San Francisco, Gabino Diego, Chus Lampreave, Achero Mañas, Isabel Serrano, Antonio Gamero, Alicia Sánchez, Manuel Alexandre, Saturnino García, Luis Perezagua, Pepín Salvador, Luis Hostalot, Rosario Santesmases, José María Sacristán, María Elena Flores, José Carlos Gómez, Liberto Rabal, Javier Manrique, Fernando Vivanco y Alex Angulo.

    Premios

    Goya al Mejor Actor de Reparto (Luis Ciges)

    Sinopsis

    El Cielo español está situado en un pueblecito castellano, y la Tierra atraviesa un grave crisis. La solución debe confiarse al Apocalipsis, lo cual preocupa especialmente a Dios (Fernando Fernán-Gómez), quien es el alcalde de la localidad, y a San Pedro (Francisco Rabal), que es el sargento de la Guardia Civil. Dios se encuentra con un pequeño problema cuando decide tener otro hijo: no quedan mujeres vírgenes en el mundo y ninguna se deja convencer por el arcángel San Gabriel (Enrique San Francisco) negándose a concebir a nadie. Jesucristo (Jesús Bonilla), que se entera de las intenciones de su padre, se deprime muchísimo ante la perspectiva de dejar de ser hijo único, así que trata de convencerle para que, con un Apocalipsis en toda regla, liquide definitivamente los problemas de todo el mundo. Amén.

    Comentario

    Una comedia surrealista de José Luis Cuerda que presenta el Cielo como un pueblecito sacado de una amarillenta postal de los años cincuenta, o de las películas de Berlanga Calabuch y Bienvenido, mister Marshall. Lo primero que destaca en la entrada del pueblo es el símbolo del yugo y las flechas, como en los viejos tiempos de la autarquía. Y en ese lugar anclado en el tiempo, representación del cielo cutre que acaso nos merecemos, un Cuerda a veces tan cuerdo que está en estado de gracia y otras fútilmente luciferino, despliega un rosario de equívocos basados en un esperpéntico cruce de la España, profunda y franquista, con la Historia Sagrada.