CAMINO GARRIGÓ

    320
    Autor: Cristina Leza
    Editorial: Filmoteca de Navarra
    Estilo: Color
    Páginas: 146
    Precio: 8€

    Sinopsis

    Libro con el que la Filmoteca de Navarra inicia una colección dedicada a los creadores cinematográficos navarros Uactores, directores, guionistas y demás creadores) que no han tenido la relevancia que merecian y que corren en peligro de caer en el olvido, escrita también por autores navarros.

    El primer volumen de la colección, escrito por Cristina Leza, está dedicado a la actriz de teatro, cine y doblaje Camino Garrigó (Pamplona, 19 de marzo de 1870 – Barcelona, 1 de enero de 1954) Vivió la época más gloriosa del teatro de finales del Siglo XIX a las primeras décadas del siglo XX). Al cine se incorporó tras la guerra civil, en 1939, siempre con personajes de reparto (madre, tía, abuela, marquesa, chacha, profesora de música o monja de clausura). Compartió tablas y pantalla con los más grandes, Lola Membrives, Amparo Rivelles, Miguel Muñóz, Rafael Durán, Marta Grau, Lola Flores, Francisco García Ortega, Antonio Casal, Rafael Gil, Gonzalo Delgrás, Jerónimo Mihura, Carlos Serrano de Osma. Como buena actriz de reparto acompañó a todos sin destacar ella misma. Recorrió los escenarios de toda España y de América, como Buenos Aires.

    El libro es fruto de una profunda investigación de la autora por multitud de archivos y hemerotecas, intentando encontrar el nombre de Garrigó entre miles de reseñas más dedicadas a los primeros actores de las compañías teatrales. Se repara todo su periplo teatral, por las compañías de las que formó parte y por los teatros que la acogieron. Tras la guerra, inicita sus trabajos en el cine, y una completa filmografía recoge la totalidad de películas en las que participó. Como indica Cristina Leza en su libro, «Camino Garrigó no dejó de trabajar nunca, primero en el teatro y luego en el cine, labores que compaginó con el doblaje de películas, pero nunca llegó a ser considerada una primera actriz. Si que tuvo una cierta fama, y se puede seguir su carrera a través de la prensa, pero no llegó a estar a la alta de las grandes de la época como María Guerrero, Margarita Xirgú, Catalina Bárcena, Mimi Aguglia, Lola Membreves o Aurora Redondo, con alguna de las cuales llegó a trabajar».