PAUL NASCHY

    EL HOMBRE LOBO MÁS FAMOSO DEL CINE

    Jacinto Molina Álvarez, verdadero nombre de Paul Naschy, nació en Madrid el 6 de septiembre de 1934. Fue un actor, director de cine, guionista. ha sido el hombre lobo más famoso del cine mundial. Máximo creador español de cine fantástico y de terror, apuntó maneras ya en su tierna infancia cuando quedó fascinado de por vida por la película «Frankenstein y el hombre lobo». Estudió Arquitectura en Barcelona, fue diseñador de cubiertas para empresas discográficas, dibujante de cómic, escritor de novelas del Oeste bajo pseudónimo y siete veces campeón de España de Halterofilia.
    En su juventud Naschy fue campeón de halterofilia defendiendo el escudo del Real Madrid, que por entonces tenía una sección de esta especialidad deportiva. En España, Paul Naschy fue el primer haltera del peso ligero (67 kilogramos) que logró levantar 295,5 kilogramos, algo que logró a el 7 de junio de 1959 en los torneos sociales del Real Madrid. De entre sus títulos de campeón de España el más destacado fue el conquistado en Oviedo en 1960, cuando el Real Madrid fue el vencedor por clubes con 80 puntos. Superó al Esplugas, de Valencia, gracias a los títulos individuales conseguidos por Jacinto Molina (peso medio), García Salazar (gallo), Ortiz de la Torre (pesado ligero) y Cerdán (pesado fuerte). Paul Naschy también participó en varios campeonatos de Europa y del mundo. En la categoría de veteranos siguió compitiendo hasta 1991, cuando se colgó la medalla de bronce en los europeos de Bratislava.

    Fue en la década de los 60 cuando se adentró en el mundo del cine, al que llegó como extra en superproducciones norteamericanas como «Rey de Reyes» (1961) o «55 días en Pekín» (1963), debido a su espectacular físico. Naschy debutó como protagonista en 1968 en «La marca del hombre lobo», de Enrique López Eguiluz, una película que lo marcó para el cine de terror y fantástico y en la que colaboró en el guión. Al ser coproducción con Alemania, estos coproductores le pidieron que se cambiase el nombre ya que no consideraban adecuado que el actor que interpretaba al hombre lobo se llamase Jacinto Molina. Fue él propio actor el que escogió en nombre de Paul Naschy, que ya utilizaría siempre en sus interpretaciones, manteniendo el de Jacinto Molina en su faceta de director.
    A «La marca del hombre lobo» le siguieron decenas más, como «La noche de Valpurgis», de León Klimovsky; «El retorno del hombre lobo», que el mismo dirigió en 1980, o «Licántropo: El asesino de la luna llena», dirigida por Francisco Rodríguez Gordillo en 1996, todas ellas encarnado al livcántropo, convirtiéndose en un mito a nivel mundial. Según él mismo, decidió dedicarse al cine de terror tras ver la película «Frankenstein y el hombre lobo».

    Pero además Naschy hizo muchas más películas, casi todas moviéndose por el cine de terror: «Jack el Destripador de Londres», «Doctor Jekyll y el Hombre Lobo», «Los ojos azules de la muñeca rota», «Los crímenes de Petiot», «Misterio en la isla de los monstruos», «Érase otra vez» o «El vigilante». Además de las cintas terroríficas que le dieron fama, Naschy ambién rodó comedias, cintas policíacas, de acción y aventuras, como «La batalla del porro» (1982), de Joan Minguell, o «El último kamikaze» (1984), que dirigió el mismo. Naschy vivió en Japón durante seis años, en donde rodó documentales sobre la cultura española como «El Museo del Prado» (1980), «El Palacio Real» (1981) o «El Escorial».
    Como director, con su nombre de Jacinto Molina, firmó películas como «El huerto del francés», «El carnaval de las bestias», «El aullido del Diablo» o «La noche del ejecutor». En 1992 escribió y dirigió su último filme, «La noche del ejecutor», aunque siguió actuando en películas. Sus últimos trabajos fueron «La herencia Valdemar», de José Luis Valdemar, y el documental de Juan Pinzás «Las imágenes perdidas. La otra mirada».

    En 2001 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes de manos del rey Juan Carlos y seis años después fundó una productora para rodar filmes de terror. Paul Naschy fue también Presidente del Círculo de Escritores Cinematográfico en los años 90. En su última década le llovieron los homenajes y galardones honoríficos en reconocimiento a su carrera, como los que recogió en los festivales de Sitges, Nueva York, Amsterdam, París y Oporto, o el brindado por el Ateneo de Madrid en el 2004. Ese mismo año se le dedicó una calle en la localidad malagueña de Estepona. También ese año se publicó su biografía, a cargo de Ángel Agudo, que estuvo prologada por Christopher Lee.
    Paul Naschy falleció en Madrid la noche del 1 de diciembre, a los 75 años, a consecuencia de un cáncer. Su desaparición dejó un gran hueco el el cine de terror. Paul Naschy fue la mayor aportación española al género, una aportación de un primer nivel.