MARY PICKFORD

    La primera gran estrella de la historia del cine, conocida como «la novia de América», nació el 8 de abril de 1892 en Toronto, Canadá. Fue la actriz más destacadas del cine mudo durante el período 1915-1925 como intérprete de un tipo popular de ingenua romántica. Entre el público americano se la conoció primero como «pequeña Mary», después como «la chica del cabello dorado» hasta que finalmente se convirtió en «la novia de América».
    Llamada en realidad Gladys Louise Smith, hija de Charlotte y John Charles Smith, su padre sufría de alcoholismo y falleció cuando Gladys contaba apenas seis años, dejando a la familia, en la cual se incluían dos hijos más, Lottie y Jack (hermanos menores de Gladys) en una situación precaria que hizo a su madre, por consejo de una compañera de trabajo, introducirles en el mundo del teatro. Pronto, la pequeña Gladys se convirtió en todo un éxito, bajo el nombre de Baby Gladys.
    A los quince años, la joven viajó sola a Nueva York para pedir trabajo a David Belasco, productor de exitosas obras en Broadway, y lo consiguió. Era el verano de 1907 cuando, junto con Belasco, decidió cambiar su nombre al de Mary Pickford para su trabajo teatral, pero pronto descubrió el cine. Curiosa acerca del nuevo arte, visitó el estudio de David Wark Griffith, con quién hizo diversos cortos, en muchos de los cuales compartía protagonismo con Owen Moore. Fue éste su primer marido, en 1911, cuando se casaron en secreto. Su debut en el cine tuvo lugar de la mano de David Wark Griffith en 1909, con el cortometraje «Mr. Jones Entertains».
    LA NOVIA DE AMÉRICA
    Ambiciosa, pronto empezó a ganar fama y a exigir que su nombre apareciera en pantalla. El inicial coqueteo con el cine mientras trabajaba con Belasco fue invirtiéndose, y en pocos años Mary se convirtió en la novia de América, y en la primera actriz con fans a lo largo de todo el mundo, gracias a sus papeles como niña pobre de graciosos tirabuzones ya que aparentaba menos edad de la que en realidad tenía.
    «Pobre niña rica» («The Poor Little Rich Girl») y «Rebecca la de la granja del sol» («Rebecca of Sunnybrook Farm») fueron sus primeros éxitos como largometrajes, en 1917. Fue por esta época cuando conoció a Douglas Fairbanks, exitoso actor famoso por sus papeles de galán exótico, casado y con una hija. Se enamoraron, causando su relación verdadero impacto en la opinión pública, y se casaron el 28 de marzo de 1920 tras conseguir respectivos divorcios.
    En enero de 1919 es ya la mujer más poderosa de América. Mary y Douglas Fairbanks, junto con Charles Chaplin y D.W. Griffith, fundan la United Artists, asociación de artistas que perdura hoy día.
    EL OSCAR
    La carrera de ambos siguió siendo meteórica, aunque los problemas mentales de Mary empezaban a ser conocidos por todo Hollywood, sobre todo cuando en 1928 murió Charlotte, la madre de la actriz, que se sumió en un estado de depresión. Fue además amante de Ernst Udet, famoso piloto y diseñador de aviones alemán. Después de la muerte de la madre de esta, Mary decidió abandonar sus papeles de huérfana pobre, cortó sus tirabuzones y estuvo un año sin trabajar, el primero de toda su carrera. Su siguiente película, «Coquette», fue la primera sonora y un cambio radical en su trabajo. Gracias a ella, consiguió el primer Óscar otorgado en la historia de las películas sonoras a la Mejor Actriz.
    En 1933, «Secrets» se convirtió en su última película. Su matrimonio con Douglas Fairbanks se desmoronaba, y la muerte de su hermano Jack y de su madre había creado en ella un estado de depresión absoluta, aumentada con la dramática muerte de su otra hermana en 1936. Cada vez más recluida en su mansión, siguió produciendo películas hasta 1956, pero jamás volvió a actuar en ninguna otra.
    El 24 de junio de 1937 se casa con Charles Rogers, doce años menor y con quien adoptaría, en 1943, dos niños: Ronald y Roxanne.
    El 29 de mayo de 1979 falleció de hemorragia cerebral en su casa de Santa Mónica, a los 87 años, después de haber caído en el alcoholismo y haber vivido durante décadas en total reclusión con su marido e hijos, recibiendo tan sólo muy contadas visitas de sus amigos.