ALAN LADD

    Alan Ladd (Alan Walbridge Ladd), actor del Hollywood dorado, especializado en western, cine negro y películas bélicas, nació en Hot Springs, de Arkansas, el 3 de septiembre de 1913. De corta estatura (alrededor de 1.65 m.), se hizo célebre por su talante poco expresivo en escena. En la mayor parte de las películas que protagonizó incorporó o bien al típico héroe norteamericano o a algún malvado no exento de principios. En ocasiones aparecía como «Allan Ladd» en los créditos.

    Ladd era hijo de inmigrantes ingleses. Tras destacar como deportista en la universidad pese a su corta estatura, trabajó en los más variados empleos, entre ellos el de periodista. En una ocasión y cuando entrevistaba a la actriz Sue Carol, ésta le vio aptitudes para la escena y lo animó a convertirse en actor.
    Ladd se trasladó luego a Hollywood, donde debutó con pequeños papeles, como el de periodista en la mítica «Ciudadano Kane», de Orson Welles (1941). Al año siguiente adquirió gran notoriedad por su papel de asesino sensible en «This Gun for Hire» (titulada en España, «Contratado para matar» y «El cuervo», según las sucesivas reposiciones, 1942), junto a Veronica Lake. Rubio y atractivo, su rostro impasible y mirada gélida se ajustaban a la provocativa frialdad de su pareja, Al ser Veronica Lake también menuda, los estudios reunieron a la pareja en otras producciones muy populares, como «La llave de cristal» («The Glass Key»), «La gardenia azul» («The Blue Dahlia») y Saigon. Es de señalar que el destino de ambos actores sería trágico. De rostro inexpresivo, parecía carecer de las cualidades necesarias para convertirse en una estrella y, aunque al inicio de su trayectoria artística interpretó papeles secundarios, gracias a la perseverancia de su agente, la ex actriz Sue Carol (que era también su esposa), empezó a conseguir mejores contratos.
    A Ladd le llegó el estrellato por su papel de pistolero también entrañable en el western «Raíces profundas» («Shane», 1953), con Jean Arthur y Van Heflin, de George Stevens. Ladd encarnó en este western al pistolero protagonista, que, atormentado por su violento pasado, busca la paz de espíritu lejos de las armas; recala sin embargo en un territorio dominado por los enfrentamientos entre granjeros y ganaderos, y no puede eludir, por más que lo intente, su implicación en el conflicto. La profesionalidad del director, la bella fotografía de Loyal Griggs, que sería recompensada con un Oscar, y un sugestivo guión de A. B. Guthrie Jr., que partiendo de una novela de Jack Schaefer pulsaba a la perfección los resortes míticos del género, hicieron de «Raíces profundas» el más significativo de los superwesterns que se realizaron en la década de 1950. En 1954 protagonizó, junto a Peter Cushing, Patrick Troughton y otros veteranos actores británicos, la película «El caballero negro» («The Black Knight») donde representó, cosa rara en él, a un bravucón caballero medieval. Desgraciadamente este trabajo fue oscurecido por el gran éxito cosechado con «Raíces profundas».
    Llamado por su físico «el ángel del cine negro», Alan Ladd supo crear personajes a la vez duros y vulnerables, pero no siempre acertó en la elección de los guiones. Destacó también en títulos como «Calcuta» (1947), «The Great Gatsby» (1949) «Rebelión en el fuerte» (1954), «El rebelde orgulloso» (1958) y «Los insaciables» (1964),
    Ladd trabajó también en la radio, señaladamente en la serie «Box 13», que se presentó de 1948 a 1949 y fue producida por la propia compañía del actor, Mayfair Productions. El actor fue elegido 3 veces en la lista Quigley 10 de estrellas del año (años 1947, 1953 y 1954). Sus últimas apariciones en la pantalla fueron en «Calle Oeste”, donde mostró aptitudes para el drama, y «The Carpetbaggers”, su película póstuma.

    Alan Ladd estuvo casado con su agente, la ex actriz de cine mudo Sue Carol. La actriz Jordan Ladd es su nieta. Con su primera esposa, Midge Harrold, tuvo un hijo, Alan Ladd, Jr., quien se hizo ejecutivo y productor cinematográfico, y fundó la Ladd Company. Otro hijo del actor, David Ladd, se casó con la actriz protagonista de la serie «Los Ángeles de Charlie», Cheryl Ladd.
    Alan Ladd murió en Palm Springs (California), de una sobredosis de alcohol y barbitúricos, el 29 de enero de 1964, a los 50 años, en lo que se ha considerado un probable suicidio. Fue inhumado en el Forest Lawn Memorial Park Cemetery, de Glendale, California.