SUSPIROS DE ESPAÑA (Y PORTUGAL) (1994)

    143
    Titulo original: Suspiros de España (y Portugal)
    Año: 1994
    País: España
    Duración: 93 min.
    Dirección: José Luis García Sánchez
    Guión: Rafael Azcona, basado en un argumento de Rafael Azcona, José Luis García Sánchez y Fernando Trueba
    Música: Rosa León. Temas musicales: “Suspiros de España”.

    Intérpretes

    Juan Echanove, Juan Luis Galiardo, Rosa Maria Sardà, Neus Asensi, Vicente Parra, María Galiana, Antonio Gamero, Juan José Otegui, Luis Cuenca, Luis Pérezagua, Manuel Huete, Paula Soldevila, Carlos Leonardo, Paco Catalá, David Trueba, Tomás Sáez, Doctor José de Portugal, Carlos Lucas, Javier Echanove, David Pérez Durán, Juan José Bautista, Janfri Topera, María Eugenia Virosta y Juan Prado.

    Sinopsis

    La muerte del más veterano abad de un convento hace plantear el futuro a dos de sus monjes… Al morir el paternal abad que los tenía acogidos en el convento de clausura, fray Liborio (Juan Luis Galiardo) y fray Clemente (Juan Echanove) se ven desamparados. Entre las escasas pertenencias del difunto descubren unas cartas que la familia de Fray Clemente le ha escrito durante años, pero que a él, un inocente lego hace 30 años, nunca le entregaron. Al leerlas, fray Liborio se entera de que el otro es hijo natural de un terrateniente extremeño ya fallecido y le parece que su objetivo es ir a sus fincas en busca de una posible herencia. Los monjes cuelgan los hábitos y, convertidos en Juan y Pepe, salen al mundo para recorrer media España. Para uno es el primer encuentro con el mundo; para el otro, sencillamente, un reencuentro con el pasado -hija y amante- que dejó atrás. En el camino encuentran a Carmela (Neus Asensi), la olvidada hija de Juan, que se convierte en la amante de Pepe, y recogen también a Angélica (Rosa María Sardá), el gran amor de Juan, convertida ahora en una barata prostituta. Además, el camino hacia Extremadura está plagado de sobresaltos: suicidas, maniobras militares, representantes del poder judicial ansiosos por hacer justicia, madres, novias, hermanos, guardias civiles… Cerdos, cerdos, cerdos. Ovejas. Loros. La España profunda. ¿Y al final? No hay herencia, pero tampoco hay final, porque estos dos pobres ex-frailes, con sus ex-chicas tomarán, como tantos otros españoles, el camino del exilio: hacia Portugal, donde les espera una ¿nueva? vida en «El ruedo ibérico» espectáculo cómico-taurino.

    Comentario

    Una comedia ácida con guión de Rafael Azcona, Fernando Trueba y José Luis García Sánchez, que, con forma de road movie, es un sainete bastante esperpéntico. Se narra el viaje que emprenden por España y Portugal dos frailes desertores (excelentes Echanove y Galiardo) en pos de una herencia. La película busca sobre todo el casticismo (a lo que le ayuda mucho la banda sonora a base de zarzuelas y pasodobles) y se puede considerar también como un viaje al interior de cada uno, en la mejor tradición hispana, con unos sentimientos nacidos del hambre y de la falta de libertades, y con una poesía de puros supervivientes. Entre los numerosos secundarios están Rosa María Sardá, Vicente Parra y Neus Asensi. Tuvo una secuela, “Siempre hay un camino a la derecha”.