LO MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA ES NO HABER MUERTO

    8
    Titulo original: Lo más importante del mundo es no haber muerto / Le plus important dans la vie, c`est de ne pas étre mort
    Año: 2010
    País: España - Suiza
    Duración: 90 min.
    Dirección: Marc Recuenco Bigordà, Pablo Martín Torrado y Olivier Pictet
    Guión: Pablo Martín Torrado, en colaboración con Marc Recuenco
    Música: Julien Painot y Ladislav Agabekov

    Intérpretes

    Emilio Gutiérrez Caba, Jordi Domènech, Xavier Tor, Albert Ausellé, Francisco Nortes, Carles Arquimbau, Mercé Montalà, Marian Aguilera, Belén Aquiso, Dafnis Balduz, Marta Bertriu, Manel Castillejos, Víctor Costa Andrés, David Cuñado, Javier Faba, Anzhelika Khalafova Kunz, Antonio Martín Gómez, Joan Mompart, Yvonnick Mueller, Endika Mugica, Yvonnick Muller, Ismael Oiartzabal, Pascal Parizot y Miquel Simó.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Noves Visions del Festival de Cine Fantástico de Sitges

    Sinopsis

    Jacobo (Emilio Gutiérrez Caba) es un distinguido afilador y reparador de pianos catalán que lleva cuarenta años felizmente casado Tan cómoda ha sido su vida que para reparar pianos sólo tuvo que soñar con ellos y a la mañana siguiente aparecían arreglados. Todas las noches se duerme profundamente, despertando en una casa llena de pianos milagrosamente arreglados. Por si fuera poco, una oveja parlanchina se ha colado en sus sueños y empieza a ver y oír cosas extrañas. Su holgada existencia sin embargo se ve alterada al no poder dormir, y los pianos por reparar se amontonan. Su estado mental empeora cuando un tipo barbudo y con bata tan pronto se le aparece como vuelve a desaparecer. Su mujer, Helena (Mercè Montalà), no sólo niega la existencia del barbudo, sino que insiste en que debe estar alucinando. Jacobo descubrirá que tras aquella vida placentera ha habido otra realidad oculta, y que ahora, en su vejez, se ha hecho visible.

    Comentario

    A Jacobo, afinador de pianos, se le ha venido el mundo encima. Durante años ha comprobado que la mano de Dios arreglaba por la noche lo que a él se le resistía por el día y ahora, con insomnio, teme que el milagro cese. Por si fuera poco, una oveja parlanchina se ha colado en sus sueños y empieza a ver y oír cosas extrañas. Rodada a tres bandas y derrochando ingenio, frescura y sensibilidad artística, es una alegoría de realidades contrapuestas en la España franquista. Una compleja e inteligente comedia surrealista, con un enorme Gutiérrez Caba, que se torna pura magia que dirigen el suizo Olivier Pictet, y los españoles Pablo Martín Torrado y Marc Recuento. Los tres forman parte de Opalma, colectivo de cineastas que empezó su recorrido en la escuela de cine IDEP en 2002. Desde entonces, han colaborado conjuntamente en diversos proyectos cinematográficos de ficción, documental, experimental y videoarte. Lo más importante de la vida es no haber muerto es su primer largometraje de ficción. Una historia humanista de traición y perdón, enmarcada en un contexto histórico que abarca desde la posguerra española hasta los ochenta, una tragicomedia con tintes grotescos se plantea cuestionar nuestra percepción de la realidad y, como consecuencia, mostrar la vulnerabilidad de nuestra condición humana.