LEO (2000)

    21
    Titulo original: Leo
    Año: 2000
    País: España
    Duración: 86 min.
    Dirección: José Luis Borau
    Guión: José Luis Borau
    Música: Álvaro de Cárdenas

    Intérpretes

    Icíar Bollaín, Javier Batanero, Valeri Yevlinski, Rosana Pastor, Luis Tosar, Charo Soriano, Javier Gómez, Alicia Agut, Marco Aurelio, José Luis Sayago Ayuso, Paco Barcia, Joaquín Barrueco, Carlos Bernal, Jaroslaw Bielski, Txema Blasco, Jorge Bosch, Encarna Breis, Daniel Contreras, Antonio P. Costafreda, Lino Ferreira, Ruth García, Ana Goya, José Gómez, Fernando Hernández, Carlos Kaniowsky, Alexandra Lincu, David Lorente, Olga Margallo, Valentín Martínez, Anka Moldovan, María Pastor, Chema Prado, Elena Rayos, Manuel Regueiro, Juanma Rodríguez, Ruth Salas, Carmen Santonja, Taki Sava y Marisa Paredes.

    Premios

    Goya al Mejor Director. Nominada al Goya a la Mejor Película, a la Mejor Actriz Protagonista (Icíar Bollaín), al Mejor Actor Revelación (Javier Batanero), al Mejor Guion Original y al Mejor Montaje. Seleccionada para el Festival Internacional de Cine de Moscú.
    Biznaga de plata a la Mejor Música y Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine Español de Málaga.
    Nominada al Premio al Mejor Director del Círculo de Escritores Cinematográficos.

    Sinopsis

    Leo (Icíar Bollaín) se dedica a recoger cartones en las adueras de Madrid. Un día encuentra un trabajo como costurera en un taller clandestino de trabajadoras rumanas, tapadera de un negocio de tráfico de drogas, gracias a Salva (Javier Batanero), un vigilante de seguridad, que se enamora de ella y se deja arrastrar por sus planes para vengar a su madre muerta, Leonor (Charo Soriano). Pero la vida de Leo encierra un turbio pasado y está marcada por un viejo maestro de artes marciales, Gabo (Valeri Jlevinski). Salva acepta la única condición impuesta por Leo para corresponderle: eliminar de su vida al viejo maestro de artes marciales, con quien ha mantenido una relación desde la infancia.

    Comentario

    Las películas de José Luis Borau fueron siempre artesanales, producidas por él mismo, y por lo tanto atípicas. Aquí desarrolló una cruda y dura historia de amor, mostrando el nivel de locura al que se puede llegar al amar a una mujer, hasta que punto se pueden hacer locuras, y sentir dolor. El vigilante nocturno de un polígono industrial del extrarradio de Madrid conoce a una chica que se gana la vida recogiendo cartones. Poco a poco se va enamorando de la joven, desconociendo la verdadera identidad y el pasado de la chica.