DON JUAN LLEGA A ITALIA (DE TIRSO A CICOGNINI)

    46
    Autor: LAURA DOLFI
    Editorial: EDICIONES CLÁSICAS - EDICONES DEL ORTO. 113 PAGS. 8 EUROS
    Páginas: 113
    Precio: 8€

    Sinopsis

    La primera reescritura del «Burlador de Sevilla». Su autora es Laura Dolfi, una destacada hispanista italiana que desde hace años dedica sus investigaciones a Tirso de Molina y al teatro español del Siglo de Oro (a ella se le debe también la única edición comentada del «Teatro completo» de Luis de Góngora.
    Esta monografía empieza enfocando las intensas relaciones entre España e Italia y ofreciendo datos interesantes y puntuales sobre las mutuas influencias de autores y obras. En este marco se inserta la obra teatral de Giacinto Andrea Cicognini, un joven nacido en Florencia e hijo de otro dramaturgo, Iacopo Cicognini, conocido tanto por sus piezas, como por haber estado en relación con Lope de Vega y por haberlo seguido en el abandono de las unidades aristotélicas.
    Como señala Dolfi, es en fecha muy temprana (o sea en 1632) cuando Giacinto Andrea escribe su «Convitato di pietra», una comedia cuya originalidad reside en mezclar el enredo y el personaje de don Juan con máscaras de la commedia dell’arte: el Dottore, Pantalone, y el zanni, el criado en este género. Además, siguiendo las leyes de la improvvisa, la cuarta seducción del Burlador se reduce a una breve acotación, y en toda la obra el uso del italiano se alterna con el dialecto. Estos y muchos otros datos se desgranan en las 112 páginas que forman este valioso estudio que une a unos comentarios generales sobre la evolución del protagonista (mucho más estilizado que el de Tirso) un capítulo dedicado a un detallado «análisis especular» que señala las muchas reiteraciones y diferencias con respecto a la pieza de Tirso. Los varios personajes están analizados con competencia, fijados cada uno en sus rasgos fundamentales: Catalinón que, cambiado su nombre en Passarino, llora porque no quiere dejar su nativa Nápoles y añora los espaghetis, el duque Octavio que (actuando incluso como Marqués de la Mota) es al mismo tiempo amante de Isabela y prometido de Ana, o el Convidado, que ejerce su papel de enviado del otro mundo de manera más rápida y directa.
    A este propósito Dolfi (atenta conocedora de la psicología del Burlador, al que dedicó un libro fundamental por originalidad y complejidad: «Tirso e don Giovanni. Scambi di ruoli tra dame e cavalieri», Bulzoni, Roma, 2008), destaca otra innovación importante. En «Il convitato di pietra» Don Juan no intenta salvarse como en Tirso, no pide una confesión, que se le niega por ser demasiado tardía, sino que elige condenarse rechazando toda posibilidad de salvación, hasta la que se le ofrece en el momento mismo de su descenso al infierno, donde sufrirá tormentos eternos. El coherente recorrido que Dolfi ofrece acompaña pues al lector fuera de los confines de la península ibérica y lo acerca a estas primeras muestras (hasta ahora casi olvidadas) de aquella transformación del personaje tirsiano en un mito presente en la literatura de siglos y países tan diferentes.