MURMULLOS EN LA CIUDAD

    Titulo original: People will talk
    Año: 1951
    País: EE.UU.
    Duración: 110 min.
    Dirección: Joseph L. Mankiewicz.
    Guión: Joseph L. Mankiewicz, basado en la obra de teatro de Curt Goetz Dr. Med. Hiob Praetorious.
    Música: Johannes Brahms (Academic festival overture) y Richard Wagner (Die Meistersinger von Nürnberg: Prize Song)

    Intérpretes

    Cary Grant, Jeanne Crain, Finlay Curie, Hume Cronyn, Walter Slezak, Sidney Blackmer, Basil Ruysdael, Katherine Locke, Will Wright, Margaret Hamilton, Esther Somers, Carleton Young, Lawrence Dobkin, Ray Montgomery, Jo Gilbert, Ann Morrison, Julia Dean, Gail Bonney, William Klein, George Offerman, Adele Longmire, Billy House, Al Murphy y Parley Baer.

    Sinopsis

    El doctor Noah Praetorius (Cary Grant) enseña en la facultad de medicina a la vez que dirige la orquesta de estudiantes. Alterna estos trabajos con la consulta que pasa en su clínica. Es un médico fuera de lo común para quién la enfermedad se cura, además de con medicinas, con el calor humano, calor y simpatía que él mismo dispensa a sus amigos, compañeros y pacientes. Un colega suyo, el profesor Rodney Elwell (Hume Cronyn) presenta cargos contra él, acusándole de prácticas poco éticas y de ser un charlatán, pero el doctor Lyman Brockwell (Basil Ruysdael) informa a Elwell que debe presentar pruebas mucho más evidentes de la acusación. Elwell insinúa igualmente algo acerca de un tal Shunderson (Finlay Curie), un hombre misterioso, callado e impresionante que sigue a Praetorius donde quiera que este vaya y que actúa como su sirviente, y que tiempo atrás estuvo condenado por asesinato. Durante una clase en la que Praetorius expone su particular filosofía, una encantadora estudiante, Deborah Higgins (Jeanne Crain), cae desmayada. Praeturius la examina en su oficina y dice a la muchacha que se encuentra embarazada, lo que provocará que se intente suicidar, siendo salvada nuevamente por Praetorius..

    Comentario

    Realizada entre Eva al desnudo, por la que había ganado el Oscar como director y como guionista, y Operación Cicerón, esta película, la décima en la filmografía de Joseph Leo mankiewicz, es una comedia romántica, un divertimento inteligente que dio a Mankiewicz la posibilidad de trabajar con Cary Grant, que por entonces estaba en su cénit como actor. Tras Un rayo de luz (1950), ésta es la segunda película de Mankiewicz sobre la medicina, y está dedicada a aquel que inspira al hombre en su lucha contra la muerte y sin quién este combate no se podría ganar nunca, el paciente. La película se puede entender como una parábola contra la caza de brujas que por entonces asolaba Hollywood.