Una cinta de animación infantil centrada en la relación nieta-abuela

Tras dirigir «Pájaros de papel» (2009) y «Una noche en el viejo México» (2014), y producir la comedia familiar «Carlitos y el campo de los sueños» (2008), el polifacético Emilio Aragón impulsa un nuevo proyecto dirigido al público infantil, y anuncia la producción de «Valentina», cinta que supone el debut en la dirección de la también productora española Chelo Loureiro («Migas de pan», «Decorado»)

Se trata de una cinta de animación que tiene como protagonista a una niña que está cansada de tener síndrome de Down, y cree que esa es la razón por la que nunca será trapecista. Pero Valentina tiene presentes las sabias palabras de su abuela: si una oruga puede convertirse en una hermosa mariposa, nada es imposible. De hecho, la abuela de Valentina quiere ser directora de orquesta y no ha renunciado a ese sueño a pesar del paso del tiempo, por lo que supone un ejemplo para ella.

Aunque el tratamiento del síndrome de Down es un elemento destacado de la propuesta, la directora ha aclarado que «no queríamos que esta discapacidad se convirtiera en el leitmotiv de la trama. Todos encontramos razones para sentirnos diferentes. Lo que me gustaría construir es una historia sobre un personaje que es perfectamente consciente de su discapacidad y supone algo completamente normal para ella».

La intención del largometraje es, por tanto, normalizar la discapacidad desde la mirada infantil, ya que ello no constituye necesariamente la trama principal de la película, sino una condición más del personaje protagonista.
El guión de «Valentina» ha sido escrito conjuntamente con la actriz Lúa Testa («El gigante», «Beatriz») y su estreno está previsto para finales de 2020.