La diseñadora de vestuario Clara Bilbao ha presentado en el Festival de Málaga su ópera prima como directora, «Tratamos demasiado bien a las mujeres», largometraje protagonizado por Carmen Machi y Antonio de la Torre que compite en Sección Oficial en forma de comedia negra compleja y arriesgada que aborda el drama desde el humor con un tono poético y melancólico.

Así lo ha manifestado en rueda de prensa Bilbao, para quien «ha sido una aventura increíble debutar con esta película tras trabajar durante 30 años como diseñadora de vestuario». Y ha asegurado que ha supuesto para ella «un proyecto arriesgado, muy complejo y diferente».

«Las diseñadoras de vestuario contamos con una faceta narrativa muy importante porque sabemos contar historias con otras herramientas, como es el vestuario. Para ello trabajamos con los actores de forma cercana». De hecho, ha recalcado que los actores pasan por vestuario antes de trabajar con el director. «Tenemos una visión muy clara de todas las películas y tenemos mucho que aportar», ha añadido.

«Repetiré como directora si encuentro otra gran historia que me conmueva, que me cautive y que me emocione». Esto fue precisamente lo que experimentó cuando le cayó en sus manos este guion de Miguel Barros «con el que compartía tantas afinidades que se lanzó».

Del mismo modo ha añadido que le parecía arriesgado y valiente acometer el tema de las dos Españas, «de los ideales que nos separan y nos pesan y que pocas veces nos unen». No quería dogmatizar, sino transmitir una historia desde su visión. También le interesaba abordar el tema del feminismo desde un punto de vista distinto al que suele estar acostumbrada a ver en el cine, al igual que ha abordado el paternalismo y la condescendencia como un tipo de machismo soterrado. Para ello se apoya en el humor como la salida al drama. «El humor negro en este caso es un medio de transmitir dramas profundos y temas muy complejos», ha explicado.

Por su parte, Carmen Machi, que interpreta al personaje principal -Remedios Buendía-, ha desvelado que se preparó el personaje como hace con todos los personajes, sin preparárselos. Le fascinó el guion, le gustaba el estilo y su poética. «Se trata de un personaje del que no sabes cómo lo van a dirigir hasta que comienzas el primer día en el set». Después de pasar por diseño de vestuario, peluquería y maquillaje es cuando el personaje comienza a brotar. En su caso ha añadido que el vestido de novia marca el tono de la película. Para ella es muy importante trabajar al personaje de fuera para adentro, hasta interiorizarlo y que comience a hablar. A partir de ahí se esfuerza por estar a la altura de lo que la directora espera. Confía en su intuición y en sus capacidades técnicas.

Sobre el personaje interpretado por Carmen Machi, su directora lo ha descrito como una mala auténtica que va en progresión. Es como un tiburón que tiene claro su objetivo y no cesa hasta conseguirlo

Para Antonio de la Torre, una de las virtudes del largometraje es que se rodó como si fuese una obra de teatro, tanto a nivel escénico como en todas las fases del trabajo interpretativo. Desde el primer momento la concibió como una película muy arriesgada que había que hacerla, vivirla y lanzarse momento a momento, sin preparación previa. Ha supuesto para él un reto muy diferente al resto de sus trabajos anteriores.

De la Torre se ha mostrado muy emocionado de poder presentar esta película en el Festival de Málaga, no solo por tratarse de su tierra, sino porque el certamen ha marcado su trayectoria y ha sido clave en el desarrollo de su carrera como actor. Ha recordado que su primera alfombra roja la hizo aquí, incluso cuando todavía interpretaba papeles muy secundarios.

A Machi y De la Torre le acompañan en el reparto Julián Villagrán, Isak Férriz, Diego Anido, Óscar Ladoire, Ayax Pedrosa, Oleg Kricunova, Felipe Pirazán, Nicolás Grandhomme, Cris Iglesias, Iván Marcos, Camilo Rodríguez, Luis Tosar, Gonzalo de Castro, Juan Luis Pérez, Sergio Alfonso, Juan Luis Cano y Josele Santiago.

La trama narra la historia de Remedios Buendía, que defiende su patria y luchará por ello por encima de todos. Un fatídico día del otoño del 45, un grupo de maquis a la fuga ha tenido la mala idea de tomar la estafeta donde Remedios se prueba ilusionada su vestido de novia. Sin embargo, Remedios demostrará hasta dónde puede llegar defendiendo sus valores. Y nadie podrá pararla.