La hija de Rom Cruise será incitada a hacer esculturas que expresen sus ideas acerca de lo que quiere estudiar

Suri Cruise, esa niña tan rara que a los cinco años va en brazos, bebe en biberón, lleva maquillaje y tacones y elige sus peinados y ropa ha «sufrido» su primer día de clase en la Escuela de la Cienciología. Que no le pase ná. Y es que el rarito de su padre es la segunda autoridad de la peligrosa secta de L. Ron Hubbard, con el nombre de Xenu.

Ocurrió la semana pasada y el centro está en la localidad de Calabassas, California. A este lugar acuden los hijos de Will Smith, un cienciólogo que jamás lo ha reconocido. Las clases se orientan hacia la escultura porque Hubbard lo decidió así: contacto físico con lo que estudia. De acuerdo con la tecnología oficial de estudio, se trata de que los alumnos no se sientan alienados.
Es por eso que esaa niña que va a clases de ballet en Nueva York, ahora será incitada a hacer esculturas que expresen sus ideas acerca de lo que estudiará. Cada mañana habrá muchas lecciones y pruebas, que serán chequeadas por un profesor especial o un estudiante avanzado. Cada estudiante lo hace a su manera y ritmo escogido, más que formar parte de la comunidad de la clase y los profesores rotan ante cada alumno pars proveer apoyo personal. Y los estudiantes se dan las notas según sus propios avances.

Los críticos de la secta dicen que algunos alumnos eligen tareas fáciles para darse notas alta y crear una inflación. Y no se aceptan a críos con incapacidades físicas. A esa cría mimada y caprichosa no se le envidia en absoluto.