Por octavo año el Festival colabora con la OSCYL, fusionando cine y música

La 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid ha celebrado este viernes 25 el 130 aniversario del nacimiento de Charles Chaplin con la proyección de «Tiempos modernos» (película que dirigió y protagonizó en 1936) en el Centro Cultural Miguel Delibes, acompañada por la música en directo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Este es el octavo año que el festival colabora con la agrupación castellano y leonesa para fusionar cine y música.

El propio Chaplin firmó la banda sonora de uno de sus títulos más emblemáticos, pero recurrió también a temas como Halleluiah «I’m a Burn», de John J. Husband y Harry McClintock; «How Dry Am I», de Irving Berlin, o «In the Evening by the Moonlight», de James Bland, que hoy se han interpretado bajo la batuta del valenciano Rubén Gimeno. La partitura de Chaplin fue restaurada en 2002 por Timothy Brock.

Charles Chaplin firmó un retrato de las condiciones desesperadas de empleo que la clase obrera tuvo que soportar en la época de la Gran depresión, condiciones promovidas, en la visión dada por la película, por la eficiencia de la industrialización y la producción en cadena, que toma forma de fábula. Chaplin siempre fue reacio al cine sonoro y, aunque la película se realizó a los siete años del primer filme sonoro, cuando el mudo había ya desaparecido totalmente de la exhibición, Chaplin realizó la película muda, aunque con música, voces provenientes de radios y altavoces así como la sonorización de la actividad de las máquinas. Al final del film puede escucharse brevemente la voz de Charles Chaplin, que canta una versión de la canción de Léo Daniderff, «Je cherche après Titine”, pero con una letra sin sentido, conocida como «Charabia», cuyos sonidos tratan de asemejarse a una mezcla de francés e italiano, con alguna palabra reconocible en inglés, que en la proyección vallisoletana se ha respetado permaneciendo la orquesta en silencio. El resultado es una obra maestra.