El actor y cineasta Sean Penn ha viajado a Ucrania para llevar a cabo un documental sobre la invasión de Rusia. «El director vino a Kiev específicamente para filmar todos los eventos que tienen lugar en Ucrania como realizador de documentales y para contarle al mundo la verdad sobre la invasión de Rusia a nuestro país. Hoy, Sean Penn se encuentra entre los que apoyan a Ucrania en Ucrania. Nuestro país le agradece tal muestra de valentía y honestidad», han expresado las autoridades ucranianas en un comunicado.

“Ucrania es la punta de lanza para el abrazo democrático de los sueños. Si permitimos que luchen solos, el alma de Estados Unidos se habrá perdido”, afirmó el actor, de 61 años. Penn se ha dejado ver en diferentes ruedas de prensa ofrecidas por los miembros del gobierno ucranio y se ha reunido con el presidente Volodímir Zelenski durante las horas más críticas del conflicto.

Penn está desempeñando un gran esfuerzo para sacar este proyecto adelante por lo que las ultimas horas ha acompañado al presidente, Volodimir Zelenski, en una de sus ruedas de prensa: «Sean Penn demuestra el coraje del que carecen muchos otros, incluidos los políticos occidentales. Cuantas más personas acudan a nuestro país ahora, como verdaderos amigos de Ucrania, que apoyen la lucha por la libertad, antes será posible detener el ataque traicionero de Rusia», comentaron desde el gobierno del invadido país.

No es la primera vez que Sean Penn visita Ucrania. Penn ya había viajado al país en noviembre pasado para comenzar los preparativos de este documental. Actualmente se encuentra en proceso de creación de otro documental de corte político sobre Jamal Khashoggi, el periodista disidente saudí que fue asesinado en la embajada de Arabia Saudí en Estambul.

Desde hace más de una década, Sean Penn ha decidido poner en un segundo plano el glamur de una carrera cinematográfica que le ha reportado dos premios Oscar como actor, el primero en 2004 por su trabajo en «Mystic River» y el segundo, cinco años después, por «Yo soy Harvey Milk». Aprovecha su estatus de estrella internacional para dar voz a causas humanitarias de diferente cuño a través de su organización benéfica CORE (Community Organized Relief Effort). La última, con motivo de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la covid-19, ha logrado que se realicen pruebas de detección y se administren vacunas en barrios vulnerables en Estados Unidos. En 2019 colaboró en las tareas de rescate y reconstrucción en Bahamas tras el azote del huracán Dorian al mismo tiempo que viajaba a Turquía para rodar el documental sobre Jamal Khashoggi. Su ocupación en este campo fue objeto de un documental estrenado en 2020, «Citizen Penn»: “La emergencia es mi lugar feliz”, le confesó una vez a Julia Roberts.