En noviembre comenzó en Puerto Rico el rodaje de «La Pecera», la ópera prima de Glorimar Marrero, una coproducción de Canica (Puerto Rico) y Solita Films y Auna Producciones desde España. El filme cuenta con el apoyo de Tribeca Film Institute, Ibermedia, ICAA y el Ayuntamiento de Madrid.

La película narra la historia de Noelia, enferma de cáncer que no quiere tratarse y decide buscar vías de escape regresando a su Vieques natal, una isla paradisíaca puertorriqueña, en cuyas aguas se esconden toneladas de residuos contaminantes provocados por el ejército norteamericano. La trama personal de esta mujer en busca de que respeten sus decisiones se entreteje con su implicación en un grupo de denuncia política y medioambiental por la situación que vive la isla de su hogar materno.

“Decidí localizar La Pecera en la isla de Vieques porque es la manifestación de uno de los peores resultados de la relación política entre Puerto Rico y Estados Unidos”, cuenta su directora. En Vieques, la Marina de Guerra de EE.UU. realizó prácticas militares por más de seis décadas, dejando residuos que aún hoy permanecen abandonados y mantienen cerrado al tránsito un tercio del territorio de la isla. Hoy, los viequenses tienen una incidencia de cáncer un 30% superior al resto de sus compatriotas.

“La historia de Vieques me inspiró y se convirtió en el espacio natural ideal para este relato que habla de los síntomas de la colonia en el cuerpo de una mujer puertorriqueña. Noelia está cansada de tratamientos contra el cáncer y sólo quiere que su familia respete su última voluntad: vivir sus últimos días como ella desea y sentirse libre”, añade la realizadora puertorriqueña.

La película está protagonizada por Isel Rodríguez, Magalí Carrasquillo y Maximiliano Rivas. Entre los jefes de departamento españoles están el montador Raúl de Torres y el músico Sergio de la Puente.

«La Pecera» es la segunda coproducción internacional con Latinoamérica de Solita Films tras «El despertar de las hormigas», de Antonella Sudasassi, que fue el primer filme centroamericano en ser nominado a los Premios Goya a Mejor Película Iberoamericana.

“Desde Solita Films creemos en la fuerza narrativa del cine latinoamericano, cada vez más dirigido por mujeres y queremos seguir tendiendo puentes para que España recupere su lugar como socio prioritario en estas producciones”, explica el productor José Esteban Alenda. “Lo que más nos atrajo de «La Pecera» fue la inteligencia de la propuesta. Glorimar ha sido capaz de tejer una historia que, partiendo de una experiencia personal dolorosa, como es la pérdida de un ser querido, consigue introducir una capa social y sobre todo política, que le da una dimensión única a la película”, asegura el productor.