Está en rodaje «La cima», dirigida por Ibón Cormenzana y protagonizada por Javier Rey y Patricia López Arnaiz, el viaje emocional de una pareja que les ayudará a reconectarse con la vida y con la naturaleza para encarar su camino. Con un argumento original del propio Ibon Cormenzana, el guion está escrito por Nerea Castro («Mentiras pasajeras», serie en desarrollo por el El Deseo y Viacom), y se define como una historia sobre el compañerismo, el coraje, la conexión con la naturaleza y la vida, el peso de las promesas y el amor.

La sinopsis habla de como Mateo (Javier Rey) se enfrenta por primera vez a la montaña más peligrosa del planeta, el Annapurna, con el reto de llegar hasta la cima y cumplir así una antigua promesa. En su ascenso sufre un accidente que le deja inconsciente y gravemente herido. Horas más tarde es rescatado por Ione (Patricia López Arnaiz), una alpinista experimentada que está pasando el invierno en un refugio, sola y alejada del mundo. A pesar de no entender las razones que han llevado a Mateo hasta allí, Ione intentará ayudarle a alcanzar su meta.

Ibón Cormenzana desvela que «La Cima» es «un viaje fascinante; no solo físico, hacia la cima de una montaña, sino emocional, hacia la realización personal de los protagonistas. Mi intención con esta película es hacer que el espectador sienta de la misma manera la experiencia vital a la que se enfrenta Mateo, un personaje con un reto muy claro, una persona constante y con valor suficiente para afrontar las adversidades que se le ponen en su camino con el objetivo último de cumplir una importante promesa. A esta épica se añade el personaje de Ione, que a pesar de estar viviendo un momento personal difícil, nos mostrará el coraje, la lealtad y el compañerismo sin límites, valores que existen entre los alpinistas y que son tan necesarios en la sociedad en la que vivimos».

Para el director, que firma aquí su cuarto largometraje, esta película «nos mostrará cómo a pesar de sus miedos, los protagonistas asumirán riesgos que les permitirán superarse y evolucionar, para llegar a entender que la vida hay que vivirla intensamente y saborearla a cada instante. Me gustaría generar en el espectador esas mismas ganas de atreverse a cumplir sus metas, sin flaquear y sin perder optimismo para afrontar el camino que elegimos». Y añade: «A Ione y Mateo hay que sumar un tercer protagonista: la naturaleza. Me gustaría transmitir a través de la cámara la simplicidad de la vida a través de la inmensidad de las montañas. Sin separarnos de los protagonistas y con cámara en mano, quiero transmitir el realismo necesario para despertar la emoción en el espectador acercándole a las experiencias propias que viven los alpinistas de verdad».

Ibon Cormenzana es conocido principalmente por su faceta de productor, habiendo cosechado grandes éxitos con títulos como «Blancanieves», de Pablo Berger, por el que se alzó con el Goya a mejor película, «Blackthorn», de Mateo Gil, «El árbol de la sangre», de Julio Medem o «Madre», de Rodrigo Sorogoyen, entre otros. Sin embargo, desde sus inicios en el mundo del cine ha dirigido sus propios proyectos. Su primer largometraje, «Jaizkibel», participó en numerosos festivales nacionales e internacionales consiguiendo varios premios, y la prestigiosa revista internacional “Variety” le incluye como uno de los jóvenes directores a tener en cuenta. En 2008 rueda su segundo largometraje, «Los totenwackers», distribuida por Disney en España y vendida en numerosos países del mundo. La experiencia adquirida tras colaborar con directores de prestigio en los últimos años le motiva a acometer su tercer largometraje, «Alegría, Tristeza», protagonizada por el dos veces ganador del Goya, Roberto Álamo y Manuela Vellés, que tras pasar por el Festival de Sevilla, se estrenó en cines en 2018.

La película, que se rueda desde finales de diciembre en localizaciones de Nepal, Los Alpes, País Vasco y Cataluña, es una producción de Arcadia Motion Pictures, Aixerrota Films, LaZona Producciones y Dorothy Films AIE en coproducción con Noodles Production (Francia). Cuenta con la participación de EiTB y Televisió de Catalunya y con el apoyo del Gobierno Vasco. Filmax se encargará de la distribución en España, así como de las ventas internacionales.