Se encuentra en avanzado estado de preparación del rodaje en tierras alicantinas de la nueva película del británico Guy Ritchie, que si todo funciona como está previsto se iniciará antes de que finalice enero. Aún sin título definitivo aunque se baraja el de «El intérprete», la película que se verá en todo el mundo a través de Amazon Prime Video, estará protagonizada por Jake Gyllenhaal.

El portal Deadline desvela que el filme será un thriller inspirado en hechos reales ocurridos en la evacuación de las tropas estadounidense en Afganistán. Narraría la peripecia del sargento John Kinley quien, en su última misión en el país asiático, su patrulla sufrió una emboscada. Él, junto a su traductor local Ahmed fueron los dos únicos supervivientes, y si logró salir del apuro fue también gracias a la ayuda de este, arriesgando su vida para llevarle hasta un lugar seguro. De regreso a EE.UU. Kinley se entera de que Ahmed y su familia no recibieron el pasaje para evacuar Afganistán rumbo a los Estados Unidos. Decidido a pagar su deuda de honor, volverá a la zona de combate para rescatar a su amigo y familiares.

Fue a finales de diciembre cuando se supo que la productora Nogal Film S.L. había solicitado al Ayuntamiento de Petrer la autorización correspondiente para ubicar un campamento base, y de la misma manera habrían solicitado lo mismo para el municipio de Jijona, y entre los escenarios naturales que se podrían utilizar estarían los de caliza rojiza de Sílim y el Barranc de les Salines, todos en la provincia de Alicante.

Lo nuevo de Guy Ritchie es una producción de 55 millones de dólares, y entre las novedades está también el que MGM y Amazon han llegado a un acuerdo para su distribución en Norteamérica, de la que se haría cargo la primera, y en el resto de países, por parte de Amazon.

Esta no será la primera vez que Jake Gyllenhaal ruede en España. En 2017 ya lo hizo con «Los hermanos Sisters», de Jacques Audiard. Entonces el actor protagonizó una curiosa anécdota en el Valle del Tena, en Huesca, donde se encontraba rodando aquella película, al pedirle a un joven oscense que se hiciera un selfie con él, ya que a Gyllenhaal le gustó que el muchacho llevara puesta una camiseta de los Golden State Warriors, equipo campeón entonces de la NBA.