El actor y cineasta italiano Roberto Benigni recibirá el León de Oro honorífico en reconocimiento a su carrera en la 78ª edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. Sucederá así a la cineasta hongkonesa Ann Hui y a la actriz británica Tilda Swinton, quienes fueron reconocidas con este galardón en la Mostra del año pasado. El reconocimiento al director, actor y guionista se entregará durante la 78ª edición del Festival Internacional de Cine de Venecia, que se celebrará entre los próximos días 1 y 11 de septiembre.

La decisión fue tomada por el Consejo de Administración de la Biennale di Venezia por recomendación del director del festival, Alberto Barbera. “Mi corazón está lleno de alegría y gratitud. Es un inmenso honor recibir un reconocimiento tan importante a mi trabajo del Festival Internacional de Cine de Venecia”, afirmó Roberto Benigni al conocer la noticia.

“Desde su debut, marcado por su enfoque innovador e irreverente de las reglas y tradiciones, Roberto Benigni destaca en el panorama de las artes escénicas italianas como una figura de referencia sin precedentes e inigualable. Pocos artistas han igualado su habilidad para combinar un ritmo cómico explosivo, que a menudo va acompañado de una sátira irreverente, con su admirable talento como actor, al servicio de grandes directores como Federico Fellini, Matteo Garrone y Jim Jarmusch, y como un atractivo y un exégeta literario sofisticado”, declaró Alberto Barbera.

Natural de Misericordia (Castiglion Fiorentino, Arezzo), Roberto Benigni (1952) comenzó su carrera a principios de la década de 1970 y pronto se convirtió en uno de los actores, directores y guionistas más queridos y populares de Italia, conocidos y apreciados en todo el mundo.

Aunque dirigido e interpretado varias película, fue La vida es bella la que le lanzó a la fama internacional. Escrita y dirigida por Benigni, entre otros galardones recibió el Gran Premio del Jurado en 1998 en el Festival de Cine de Cannes; el Oscar por Mejor Película en Lengua Extranjera y Mejor Actor (así como Mejor Música, otorgado a Nicola Piovani) en 1999; el Screen Actor Guild y el premio Bafta como Mejor Actor o cuatro David de Donatello. La cinta es la película más popular del cine italiano con 9,7 millones de espectadores, además de ser la película italiana que ha sumado el mayor número de espectadores a nivel mundial.