La productora de Jordi Évole, Producciones del Barrio, se estrenará en la ficción con una serie sobre Rita Barberá. Jordi Évole se ha convertido en un referente del documental español, y en particular de reportajes muy cuidados que examinan la actualidad sociopolítica. Su nombre es algo más conocido en ese sentido que el de su productora, Producciones del Barrio, pero esta compañía catalana está detrás de las creaciones más célebres del exFollonero: por supuesto «Salvados», pero también «Lo de Évole» o «Eso que tú me das». Algunas de sus producciones más recientes han ido destinadas al streaming.

Es el caso de «Amén: Francisco responde» en Disney+, y de próximamente «No me llame Ternera» para Netflix. Este documental (que causó tanta notoriedad a su paso por el Festival de San Sebastián) saltará al streaming el próximo 15 de diciembre, y entretanto Évole ha planeado un gran volantazo para su empresa: pasarse a la ficción. Producciones del Barrio va a debutar con las series de ficción a través de un proyecto dedicado a dramatizar la figura de Rita Barberá, la que fuera alcaldesa de Valencia. Aún no tiene título ni plataforma asociada, desconociéndose si será un canal de televisión o un servicio de streaming.

Para desarrollar la serie se ha asociado con Beta Fiction Spain. La idea es retratar “una época y una forma de hacer política a través de una de sus figuras más carismáticas y controvertidas”, indagando en la historia del PP valenciano y en la extensa trayectoria de Barberá como alcaldesa de Valencia. Obtuvo el puesto en los años 90, siendo también diputada de las Cortes Valencianas y senadora entre 2015 y 2016. Fue entonces cuando falleció repentinamente, debido a un “fallo multiorgánico”.

La permanencia de Barberá en la alcaldía la convirtió en una de las políticas del Partido Popular más famosas a nivel nacional, estando salpicada de polémicas y sospechas de corrupción que derivaron en el caso Taula. A raíz de sus acusaciones por blanqueo de capitales la directiva del partido pidió su dimisión, pero ella se dio de baja y permaneció como aforada hasta llegar a declarar ante el Tribunal Supremo. Dos días después falleció, poniendo fin a una historia de lo más apropiada para tejer una genealogía del Partido Popular, y particularmente de su incidencia en la Comunidad Valenciana.