El actor estadounidense de origen egipcio Rami Malek protagoniza la nueva portada de GQ en marzo. En la correspondiente entrevista, repasa sus papeles más icónicos en el séptimo arte, hasta llegar a su próximo proyecto, interpretando a Buster Keaton en una serie limitada .»Me encanta el cine -asegura el actor-, lo estudio, y me extraña que no se haya hecho hasta ahora una película sobre Buster Keaton».

La nueva producción se basa en «Buster Keaton: A Filmmaker’s Life», la biografía escrita por James Curtis. Warner Bros. Television producirá la serie, de una única temporada, con destino a HBO Max. Matt Reeves supervisará la producción y en el guión participaría el tres veces ganador del Emmy Ted Cohen.

Una de las cosas más interesantes de Keaton eran las acrobacias que el artista del cine mudo realizaba jugándose la vida. Cuando Malek habla sobre este tipo de secuencias arriesgadas, cuenta: «No soy Tom Cruise, pero no puedes hacer una película sobre Buster Keaton sin hacer tú mismo algunas de las escenas de riesgo. Haré todo lo que me permita la industria sin arruinar al seguro».

La bioserie será el tercer proyecto en poco tiempo en el que el joven actor da vida a un personaje real. El primero fue la biopic de Freddie Mercury que le valió el Oscar, pronto llegará la película dedicada al creador de la bomba atómica estadounidense, «Oppenheimer», en la que hizo un papel de reparto, y ahora la serie sobre Keaton.

La trayectoria de Rami Malek arrancó en la primera división de Hollywood con la serie de Sam Esmail «Mr. Robot», y en cine con la citada «Bohemian Rhapsody». Por su actuación, fue galardonado con el Oscar a Mejor Actor en 2019.

Otro papel icónico suyo ha sido el del antagonista de James Bond en «Sin tiempo para morir», Lyutsifer Safin. Sin embargo, este papel no ha sido como los otros villanos de la saga, sino el definitivo, el que acaba con la vida del agente 007. «Crecí viendo películas de James Bond. Y pensar que un día interpretaría al villano y sería el responsable del final de un personaje tan icónico… Me quedé con la boca abierta, estupefacto», afirma. Además, en la entrevista para GQ habla de su relación con Daniel Craig, el protagonista principal. «Se portó muy bien conmigo durante todo el rodaje», asegura Malek tras confesar que Daniel Craig siempre le tranquilizaba en el set.

En cuanto a su futuro en el séptimo arte, Malek empieza en el mundo de la producción. De esta forma, va a poder contar historias relacionadas con sus propios orígenes, como hijo de inmigrantes egipcios. Para ello, ya ha comenzado a dar sus primeros pasos como productor: «Quiero contar la historia de personas como ellos que emigraron en busca de una vida mejor. Estoy hablando con el director iraní-estadounidense Ramin Bahrani y con Sam Esmail, el creador y director de ‘Mr. Robot’, que es de ascendencia egipcia. Estamos intentando dar con la mejor historia». Acerca de su nueva idea, Malek confiesa: «Puede generar cierta polémica porque tiene un rollo político».