TOM CRUISE

    Sex Symbol y uno de los actores mejor pagados de Hollywood, permanentemente en el ojo del huracán por su adcripción a la Iglesia de la Cienciología (considerada secta en Europa), es uno de los nombres más comocidos del cine. Thomas Cruise Mapother IV, más conocido como Tom Cruise, nació en Siracusa, Nueva York el 3 de julio de 1962, hijo del ingeniero electrónico Thomas Cruise Mapother III y de su esposa, Mary Lee, profesora. Fue el único chico de los hijos del matrimonio, ya que las otras tres fuerobn chicas, Mary Lee, Marian y Cass. La familia vivió en muchas ciudades debido a la inestabilidad laboral de su padre, pero finalmente se instalaron en Ottawa (Canadá).
    Sus estudios suponían un problema ya que iba de un sitio a otro y tenía dislexia (dificultad para leer y escribir). Con 12 años, se convirtió en el hombre de la familia tras el divorcio de sus padres. Mary, su madre, deja Canadá y se instala con sus cuatro hijos en Kentucky. Cuando era niño se destacaba en los deportes, por lo que estuvo pensando en ser jugador de lucha libre, pero la práctica de este deporte le provocó una lesión en la rodilla por lo que pensó en ingresar a un monasterio franciscano, pero al final decidió ser actor, aunque antes tuvo que trabajar como camarero y descargando camiones.

    Su debut en el cine se produce en 1981 con dos pequeños papeles en «Amor sin fin» («Endless Love»), de Franco Zefirelli, y en «Taps, más allá del honor», de Harold Becker, pero el publico se comienza a fijar en él como uno de los miembros de la generación de actores emergentes de Hollywood denominada Brat Pack, que hizo eclosión en los primeros años 80 y que Francis Ford Coppola reunió en «Rebeldes» («The Outsiders», 1983).
    La decada de los 80 supone para Tom Cruise un rápido camino hacia el estrellato: «Risky Business» (1983), «Legend» (1985), «Top Gun» (1986), «El color del dinero» (1986), a las órdenes de Martin Scorsese y junto a Paul Newman, «Cocktail» (1988), «Rein Man» (1988) o «Nacido el 4 de julio» (1989), por la que gana el Globo de Oro y es nominado al Oscar. Y en 1987 se casa con la actriz Mimi Rogers.
    Los 90 se abren para Cruise con «Dóas de trueno» («Days of Thunder»), película sobre el mundo de los coches de carreras. Su pareja en la película es Nicole Kidman, con quien inicia una relación tras el fracaso de su matrimonio con Mimi Rogers. Divorciado de Rogers, Cruise se casa con Nicole Kidman en una ceremonia muy discreta en diciembre de 1989. su matrimonio dura casi once años, y no tienen hijos biológicos pero la pareja adopta dos: Isabella (nacida en 1991) y Connor (en 1993)

    De los 90 son también éxitos como «Algunos hombres buenos», «La tapadera», de Sydney Pollack, «Un horizonte muy lejano», de Ron Howard (con su esposa Nicole Kidman) y «Entrevista con el vampiro» (1994), que apuntalan su posición de líder del cine estadounidense más taquillero. En 1996, «Jerry Maguire» le lleva a su segunda nominación al Óscar, y «Misión: Imposible», adaptación de una famosa serie televisiva de los años 60, le confirma definitivamente como ídolo del cine de acción. El éxito de recaudación es tal, que Cruise varias dos continuaciones en años posteriores, convertido a la vez en productor. Cruise hizo su debut como realizador en 1993 con «Frightening Frammis», episodio de la serie de Showtime «Fallen Angels».
    En 1999, Cruise y su esposa Nicole Kidman se embarcan en el último proyecto de Stanley Kubrick, «Eyes Wide Shut», cuyo rodaje sufrió múltiples incidencias. Se rumoreó que la relación de la pareja se vio afectada por esta película y que ello desembocó en una comentada crisis conyugal y en el posterior divorcio en 2001. El final de los años 90 y el inicio de la nueva década son productivos para Tom Cruise, quien sorprende con un extraño papel en «Magnolia», película coral de Paul Thomas Anderson elogiada por la crítica y por la que el actor ganó un Globo de Oro y otra nominación al Óscar.

    Dos nuevas entregas de la saga «Misión: Imposible» (en 2000 y 2006), y «Minority Report», de Steven Spielberg, con Colin Farrell, revalidan la posición de Cruise en el liderazgo del cine comercial. Una posición que apuntalan otros éxitos como «Collateral» de Michael Mann y «La guerra de los mundos» de nuevo con Steven Spielberg. De todas formas, Cruise se permite proyectos más audaces como «El último samurái», película que se temía como gran fracaso comercial por su ambientación en el Japón antiguo y por el aspecto inusual (con barba) de su protagonista. Los estudios de Hollywood se equivocaron, y la película fue otro éxito de taquilla.
    El siglo XXI se abre para Cruise con «Vanilla Sky», remake de la película «Abre los ojos», de Alejandro Amenábar, que dirige Cameron Crowe y que protagoniza junto a Penélope Cruz, con la que inicia una relación sentimental que durará varios años. Pero Tom Cruise, uno de los más altos cargos de la Iglesia de la Cienciología hace que su intransigencia choque de nuevo con sus parejas, y la relación con Penélope Cruz, próxima al budismo, se rompe también.

    La posición profesional de Tom Cruise parecía inamovible, pero la situación se complicó con su publicitada relación con Katie Holmes, a la que conoció durante la búsqueda de una coprotagonista para su película «Misión Imposible III». Su primera aparición en público fue el 29 de abril de 2005, en Roma, en los Premios David di Donatello. A los pocos meses se comprometieron. Cruise se enamoró perdidamente de la actriz y protagonizó en el show de Oprah Winfrey una reacción al subirse a un sofá y proclamar el amor a la actriz. Cruise le propuso matrimonio a Holmes en la mañana del 17 de julio de 2005, en la cima de la Torre Eiffel en París, que culminó con una lujosa boda en un castillo de Bracciano (Italia).
    La relación de Cruise con la Cienciología, secta polémica prohibida en países como Alemania, y una chocante aparición en televisión, provocaron un aluvión de críticas contra el actor. La compañía de sus grandes éxitos, Paramount Pictures, consideró que Cruise estaba perjudicando su imagen pública (y por tal su futuro comercial en el cine), y optó por rescindir (o no renovar) su contrato.

    Ante tal situación, Cruise y su agente, Paula Wagner, intentaron recuperar posiciones suscribiendo un acuerdo con la compañía Metro-Goldwyn-Mayer para reactivar la famosa United Artists, legendaria compañía con la que Cruise lanzaría sus siguientes películas. Dicho proyecto empresarial debutó con «Leones por Corderos» de Robert Redford, donde Cruise actuó junto a Meryl Streep y el mismo Redford.
    Para reubicarse en su profesión y atajar ciertos prejuicios sobre él, Tom Cruise realizó un papel paródico en la comedia «Tropic Thunder». Posteriormente protagoniza la superproducción «Valkiria» («Valkyrie»), de Bryan Singer, basada en el intento para matar a Adolfo Hitler. Recibió críticas dispares y no obtuvo el éxito comercial esperado.
    La primera década del siglo XXI finaliza para Tom Cruise con el rodaje de «Noche y día» («Knight and Day») con Cameron Diaz, con localizaciones en diversos lugares turísticos del mundo como Salzburgo, Cádiz y Sevilla.

    En junio de 2012, cuando acaba de rodar «Rock of Ages», Katie Holmes pidió el divorcio de Cruise alegando diferencias irreconciliables y la custodia de Suri, la hija de ambos, por la obsesión desmesurada que mostraba Cruise por la cienciología. El famoso actor pretendía que Suri se uniera a la «Sea Organization». Una rama de la Cienciología en la que los niños son enviados, sin sus padres, a sumerjirse en las creencias con disciplina parecida a la militar. Viven juntos y no se les permite casarse con nadie que no pertenezca a la «Sea Org», aunque no les permiten tener hijos por lo que si alguna mujer se queda embarazada es forzada a abortar. Tampoco creen en la medicina, los miembros no tienen seguro médico, reciben los tratamientos que la organización cree oportunos. No es nada fácil salir de ahí, incluye un proceso de tres años de presión y aislamiento.
    Andrew Morton publica a principios del siglo XXI una biografía no autorizada del actor, al que describe como «heterosexual, arrogante y controlador», tras investigar durante dos años sus inicios y primeros éxitos, su muy comentada ambigüedad sexual (que Cruise siempre ha negado, y que la Cenciología no le permite), su intensa vida sentimental, la posición que ocupa dentro de la Cienciología y qué y quienes se esconden tras esa «oscura” fe.
    Para Morton, Cruise es un producto típico de la sociedad contemporánea y en él se da «la peligrosa combinación del culto a la personalidad que dedicamos a las estrellas del cine y el fervor religioso”. Pero no todo es negativo. El escritor alaba «su determinación, fuerza, su pasión por el trabajo y sus ganas de aventura. Además, es muy buen actor”.

    El escritor subraya que no se puede entender a Tom Cruise sin la Cienciología, y apunta que sus relaciones con Nicole Kidman y Penélope Cruz terminaron porque ninguna de las dos intérpretes se unieron a este culto. «Cruise actúa como un político, y utiliza su popularidad para hacer publicidad y ejercer presión en benefició de esta Iglesia, a la que también pertenece John Travolta, pero éste no les dice a los demás cómo tienen qué vivir. Hay estudios en Hollywood que dan más trabajo a los cienciólogos que a los que no lo son”.
    También echa por tierra los frecuentes rumores sobre su homosexualidad. «Siempre ha estado rodeado de mujeres”, apunta Morton, a quien los abogados de Cruise amenazaron con una querella de 100 millones de dólares. «No han podido hacer nada porque no han encontrado nada que no fuera cierto”, subraya Morton.
    En 2012, coincidiendo con su divorcio de Holmes, Tom Cruise encabeza la lista anual de los 100 actores mejor pagados de Hollywoods según la revista Forbes habiendo ganado 75 millones de dólares (casi 60 millones de euros) entre mayo de 2011 y mayo de 2012.