STEWART GRANGER

    El actor Stewart Granger nació en Londres el 6 de mayo de 1913 con el nombre de James Lablanche Stewart. Estudió interpretación en la escuela Webber Douglas Academy of Dramatic Art, y una vez terminada su formación comenzó a intervenir como extra en películas inglesas.

    A finales de los años 1930 adoptó su nombre artístico Stewart Granger, para evitar confusiones con el actor estadounidense James Stewart, que por aquel entonces iba adquiriendo una creciente popularidad en Inglaterra. Durante varios años siguió actuando en el cine, como extra o en pequeños papeles, y trabajó también en varias compañías de teatro.
    En 1939, Granger logra su primer protagonismo en una película, «So This Is London». A partir de entonces fue uno de los actores románticos más populares de Inglaterra, que obtenía éxito tras éxito con las películas en las que actuaba. Como era de esperar, acabó llamando la atención de los estudios de Hollywood, y en 1950 firmó un contrato con la Metro-Goldwyn-Mayer. Comediante reconvertido en seductor, Granger participó en más de 60 películas, desarrollando una carrera que nunca llegó a consagrarle como un gran actor pero que alcanzó las máximas cotas de popularidad entre las décadas de los cuarenta y de los cincuenta en papeles de, aventura y capa y espada en las que encarnó héroes románticos y aventureros, papeles para los que estaba predestinado. Su enorme popularidad le llega con títulos como «Las minas del rey Salomón» (1950) que dirigieron Compton Bennett y Andrew Marton. Su fama crece con «Scaramouche» (1952) y «El prisionero de Zenda» (1952), películas que marcarían su vida.

    También de los años 50 del pasado siglo son «Salomé» y «Todos los hermanos eran valientes», ambas de 1953, «Fuego verde» y «Beau Brummell (1954), «Los contrabandistas de Moonfleet» y «Pasis en la niebla» (1955), «Cruce de destinos» (1956), «La cabaña» (1957) o «Alaska, tierra de oro» (1960). La siguente década está marcada por películas como «Marcha o muere» (1962), «Sodoma y Gomorra» (1963), «El día más corto» (que rueda en Italia en 1962 a las órdenes de Sergio Corbucci), «Target for Killing» (1966) o «Red Dragon» o «El último safari(ambas de 1967)
    Granger fue en su mejor etapa de su vida, un hombre alto, que gustaba matizar sus actuaciones con algo de humor y de innegable atractivo, con una voz suave y una melena de cabello ondulado, que resultaba un galán simpático a todos los públicos. Actuaba con enorme facilidad y convicción, y parecía disfrutar con sus personajes. Muchas de las escenas arriesgadas las realizaba él, sin dejarse doblar por especialistas.
    En 1956 Granger había adquirido la nacionalidad estadounidense y comenzó a trabajar de forma independiente, es decir, sin estar en la nómina de unos estudios. En los años siguientes apareció nuevamente en producciones británicas, así como de otros países. A partir de 1970 actuó también en películas y series realizadas para la televisión, tanto en los Estados Unidos como en Europa. Durante los años setenta participó en varias producciones para la televisión («El sabueso de los Baskerville») y en 1991 hizo una espóradica aparición en la serie «El fuego de Gabriel». Aprovechando su fama cinematográfica, en 1980 se dedicó a vender urbanizaciones que nunca llegaron a construirse en la Costa del Sol. Como promoción, Granger ofrecía una foto suya al lado del cliente.

    Granger regresó asimismo de cuando en cuando al teatro, donde cosechaba también un éxito considerable. Su última aparición en escena fue en Broadway, en la obra «The Circle», coprotagonizada por Rex Harrison. Durante años vivió placidamente su retiro en la ciudad española de Marbella (Costal del Sol)
    Granger estuvo casado en tres ocasiones. Su primer matrimonio con Elspeth March, duró diez años y terminó en divorcio. La segunda vez se casó con la actriz británica Jean Simmons, con la que estuvo casado también diez años y de la que se divorció igualmente. Con su tercera esposa estuvo casado cinco años. También ese matrimonio acabó en divorcio. Tuvo cuatro hijos de sus tres esposas. Además Granger mantuvo un romance con la actriz Deborah Kerr.

    Stewart murió en Santa Mónica, en las proximidades de Los Ángeles, de un cáncer de próstata, a los 80 años de edad, el 16 de agosto de 1993.