STEVE MCQUEEN

    El rebelde

    Tacaño, machista, mal compañero, maltratador, la vida de Steve McQuenn era todo lo contrario a la brillantez de sus trabajos como actor. Terrence Steven McQueen nació el 24 de marzo de 1930 en Beech Grove, Indiana, Estados Unidos. Nunca llegó a conocer a su padre, quien abandonó a su esposa e hijo poco después de que este naciera. Esto lo afectaría en su desarrollo emocional toda la vida. McQueen creció en el estado de Missouri, en la casa de su tío, con quién le dejó su madre. A los doce años, ya era un joven muy rebelde y su tío le encomendó volver a vivir con su madre, que se había instalado en Los Ángeles. Pero dos años después, ésta, al verse incapaz de educarlo, lo envió a un reformatorio. Pronto McQueen abandonó ese lugar y vagabundeó por diversos sitios, hasta que en 1947 se alistó en los Marines. Cuando abandonó el servicio cinco años más tarde decidió ser actor y comenzó a estudiar en la famosa escuela de interpretación Actor’s Studio en Nueva York, aprovechando la ayuda económica que el estado prestaba a los militares que se reincorporaban a la vida civil.

    Finalizados sus estudios en 1955 Steve McQueen consiguió su primer papel en Broadway y un año más tarde comienza a trabajar en el cine, inicialmente en papeles secundarios. En 1958 sed convierte en el protagonista de «The Blob», y durante los dos años siguientes aparece en una serie de televisión, lo que le vale el reconocimiento por parte de la crítica.
    La película con la que se convirtió en una estrella fue «La gran evasión», rodada en 1963 por John Sturges, si bien ya había ganado popularidad con películas como «Los siete magníficos», también dirigida por Sturges. Fue nominado al Oscar como mejor actor principal por «The Sand Pebbles», de 1966, con un papel hecho a su medida en una actuación memorable y volvió a tener un éxito sobresaliente con «Bullitt» (1968).

    Apodado «The King of Cool», McQueen comienza a combinar papeles de acción, como en la película de carreras de automóviles «Las 24 horas de Le Mans», con papeles de carácter, como en «Papillon», demostrando que además de estrella era un buen actor. Otros papeles destacables son los de Cincinnati Kid en «El rey del juego», «El caso de Thomas Crown» y su participación en las películas de Sam Peckimpah «Junior Bonner» y «La huida».
    Después de «El coloso en llamas», una de las mejores películas de catástrofe, realizada en 1974 y en la que McQueen compartió el cartel con actores como Paul Newman o William Holden, se retiró por cuatro años del cine. Regresó en 1978 para actuar en «Un enemigo del pueblo». Después ya solo haría dos nuevas películas, una de ellas «Tom Horn» constituye todo un recital interpretativo.

    McQueen fue un gran aficionado a los subidones de adrenalina con las motocicletas y con los automóviles de carreras. Amaba las máquinas veloces y aprovechaba cada ocasión que se le presentaba para conducir él mismo los vehículos en las escenas de sus películas en las que había persecuciones de motocicletas o automóviles. En el transcurso de su carrera de actor llegó a considerar seriamente convertirse en piloto de carreras. Fue uno de los amigos personales del maestro de artes marciales Bruce Lee y se entrenó en Jeet Kune Do.

    Steve McQueen murió el 7 de noviembre de 1980, a la temprana edad de cincuenta años, en Ciudad Juárez (México), a consecuencia de un ataque de corazón como consecuencia del intensivo tratamiento contra el cáncer de pulmón al que estaba siendo sometido.
    Su vida sentimental fue siempre inestable, se había casado con su tercera esposa, Barbara McQueen Brunsvold, en enero de 1980. Anteriormente había estado casado otras dos veces, una de ellas con la actriz Ali MacGraw. Ambos matrimonios habían terminado en divorcio. MacGraw le acusó repetidamente de malos tratos. Con su primera esposa tuvo un hijo y una hija.