STANLEY DONEN

    El director y coreógrafo estadounidense Stanley Donen nació el 13 de abril de 1924 en Columbia, Carolina del Sur (Estados Unidos). Considerado como uno de los maestros del cine musical. Co-dirigió junto a Gene Kelly (otro de los grandes del género) «Un día en Nueva York» (1949), «Cantando bajo la lluvia» (1952), que obtuvo un gran éxito y se ha convertido en un clásico del cine musical y «Siempre hace buen tiempo» (1955).
    Hijo de Mordecai Moses Donen y Helen Cohen, vivió su infancia en el plácido pueblo de Columbia. Aficionado al cine, fue un admirador de Fred Astaire, que lo decidió a tomar clases de danza. Estudió en la Universidad de Carolina del Sur, de la cual se graduó la edad de 16 años, viajando a Nueva York, donde consiguió un papel de bailarín en la producción «Pal Joey», en Broadway, donde conoció a Gene Kelly. En 1943 fue llamado a Hollywood por su amigo Gene Kelly, que le ofreció trabajar para él como asistente, primero como coreógrafo de «Las modelos» y posteriormente como ayudante de dirección en «Levando anclas».
    Sus coreografías provocan la revolución de este género, que combinaba sabiamente con la comedia y el drama. Tras codirigir con Gene Kelly «Un día en Nueva York» y «Cantando bajo la lluvia», será el productor de musicales de la MGM Arthur Freed (estudio al que Donen permaneció vinculado dirante décadas) el que le ofrece debutan como director en solitario, tras haber dirigido una secuencia de «Take me out to the ball game» (1948), sustituyendo a Busby Berkeley, su director, de baja por enfermedad, con «Tres chicas con suerte» (1953), «Siete novias para siete hermanos» (1954), «Funny Face» (1957), «Bésalas por mi» (1957) o «Una cara con ángel» (1957).

    Más tarde se orientó hacia la comedia pura, donde mostró su elegancia y su talento en la dirección de dramas e intrigas como «Indiscreta» (1958), «Página en blanco» (1960), «Una rubia para un gángster» (1961), «Charada» (1963), «Arabesco» (1967) y la notable «Dos en la carretera» (1967), Concha de Oro del Festival de San Sebastián. Audrey Hepburn, Fred Astaire, Sophia Loren, Gregory Peck, Cary Grant o Robert Mitchum fueron algunas de las estrellas que pasaron por sus manos en los años 60

    En 1969 rodó una atrevida tragicomedia de temática gay: «La escalera», con Richard Burton y Rex Harrison, sobre una pareja de peluqueros homosexuales, envueltos en situaciones desagradables al ser acusados de escándalo a la moral. Esta película no pudo estrenarse en España hasta 1976 y tuvo limitada difusión, en parte entorpecida por la viuda de Burton, siendo recuperada en 2011.
    En 1974 dirige una adaptación del famoso cuento de Antoine de St. Exupry «El principio» y en 1975 recupera a Liza Minelli, que acababa de triunfar con «Cabaret», en «Los aventureros del Lucky Lady», seguida por «Movie, movie», su carta de amor al cine, en 1978. Sin embargo los fracasos de taquilla de estos títulos provocan que Staley Donen tenga cada vez más complicaciones para seguir dirigiendo cine.

    Tras el fracaso que supuso «Saturno 3» (1980), Donen, lo vuelve a intentar en 1984 con «Lio en Río», donde descubre a una jovencísima Demi Moore, para ir dejando el cine, aunque aún hizo algún trabajo puntual en televisión, por ejemplo en la serie «Luz de luna» o en el telefilme «Cartas de amor».
    En 1998 recibió un Oscar Honorífico por toda su trayectoria profesional. Donen, que tuvo cinco matrimonios a lo largo de su vida (una de sus ex mujeres se casaría después con su amigo Gene Kelly, su único amor verdadero fue el cine: «Dirigir es como el sexo: cuando sale bien, es muy bueno; y cuando sale mal, sigue siendo bueno». El director y coreógrafo fallecería en Nueva York el 23 de febrero de 2019 a los 94 años de edad