SOPHIE MARCEAU

    Sophie Danièle Sylvie Maupu, conocida artísticamente como Sophie Marceau, nació en París el 17 de noviembre de 1966. Fue la segunda hija de Simone (nacida como Morisset), una ayudante de tienda, y Benoît Maupu, un conductor de camión. Sus padres se divorciaron cuando ella tenía nueve años de edad.

    A la edad de catorce años debutó como actriz cinematográfica en la película «La Boum» (1980), que significa «La fiesta» (título con el que se estrenó en España) donde encarnaba a Vic Berreton una adolescente de 14 años cuyos padres se van separando mientras que ella empieza a conocer el amor. El film fue su primer éxito convirtiéndola en ídolo adolescente en Francia y otros países europeos hasta Japón. Esta cualidad fue reforzada dos años después, con «La Boum 2» («La fiesta 2», 1982).
    En 1983, recibió el Premio César como la actriz más prometedora del cine francés. A los 16 años, interpretó un papel más serio en la cinta «Fort Saganne» (1984) en la cual compartió créditos con Gérard Depardieu y Catherine Deneuve. Ese mismo año actuó en «Joyeuses Pâques» (1984), junto con Jean-Paul Belmondo en el que es Julie, una joven que es seducida por Stephane un casanova que está casado con Sophie; al ser descubierto, éste montará toda una farsa para hacer pasar a Julie como su hija.
    Bajo la dirección del mítico director Andrzej Zulawski («Lo importante es amar»), padre de su primer hijo llamado Vincent, trabajó en varios filmes dramáticos, el primero fue «L’Amour braque» (1985) un film violento influenciado por la novela «El idiota» de Fiódor Dostoyevski donde daba vida a Mary, una muchacha que convive entre una pandilla de psicópatas. En (1985) apareció en «Police» una historia acerca de drug-dealers y constantes mentiras.

    El año siguiente, 1986, apareció como una sensual Lola en el drama «Descente aux Enfers», la historia de una mujer casada con Alan, un escritor alcohólico, que es acosada por un violador. Apareció luego en la épica «Chouans» (1987); «L’Étudiante» (1988) que narra la vida como estudiante universitaria de Valentine que es toda una intelectual, exigente con todos pero que entra en conflicto al enamorarse de alguien opuesto a ella; «Mis noches son más bellas que tus días» (1989), de nuevo dirigida poe Andrzej Zulawski que se convirtió en su esposo, una historia entre la comedia y el drama, donde encarna a Blanche una vidente lanzada al estrellato que mantiene una relación con Lucas un tipo que sufre de una enfermedad en el cerebro que lo lleva a la demencia.
    En la década de los 90 apareció en «Pacific Palisades» (1990) donde es Bernardette, una francesa perdida en América y «Pour Sasha» (1990), a la que siguieron «La Note bleue» (1991) una historia experimental de Zulawski sobre el músico Frédéric Chopin, «Fan fan» (1993) y «La hija de D’Artagnan» (1994).

    La primera gran aparición de Sophie Marceau fuera del cine francés fue en la exitosa y oscarizada película «Braveheart» (1995), junto a Mel Gibson, lo cual aumentó su fama como estrella de cine y represento su primer éxito en América.

    Gracias a «Braveheart» se dio a conocer internacionalmente y le permitió actuar en «Más allá de las nubes», de Michelangelo Antonioni. Tras ella le siguieron grandes producciones como «Anna Karenina» (1997) filmada en Rusia. Su regreso al cine francés fue con la costosa producción de Vera Velmont «Marquise» (1997) cuyo filme causó polémica debido que al estrenarse Sophie declaró que ese había sido un infierno para ella y que era la película que menos le había gustado. El filme no tuvo el éxito esperado, aunque Sophie sobresale como bailarina.

    El guionista de «Gladiator», William Nicholson, la dirigió en la romántica «A la luz del fuego». El filme fue bien recibido por la crítica y todo un éxito en el Festival de Cine de San Sebastián, en el que ganó el premio especial del jurado. Después apareció en «El sueño de una noche de verano» (1999), en «Algo que perder», de Jeff Pollack, y fue chica Bond en «El mundo nunca es suficiente», de Michael Apted. En «Alex & Emma» trabajó junto a Kate Hudson y Luke Wilson, y «La Fidelidad» de Zulawski junto con Guillaume Canet y Pascal Greggory (2000).

    Marceau También ha participado en grandes producciones francesas como «La máscara del faraón» (2001) gran éxito en la taquilla francesa. Su director Jean-Paul Salomé la volvería a dirigir en la súper producción «Espías en la sombra» (2008) y en «El secreto de Anthony Zimmer» donde la convirtió en toda una femme fatale. 2011 fue el año de «La felicidad nunca viene sola»,, que dirigió James Hurth y 2014 el de «Reencontrar el amor», donde fue dirigida por Liza Azulejos, la misma que la había dirigido en «Lol».