SHARON TATE

    Sharon Marie Tate nació en Dallas (Texas) el 24 de enero de 1943. Actriz y modelo estadounidense. Casada con Roman Polanski fue asesinada por Charles Mason y los miembros de su secta satánica en su casa, junto a cuatro personas más, cuando estaba embarazada de ocho meses del director.
    Sharon Tate fue la primera de las tres hijas de Paul James Tate (1922-2005), un coronel del Ejército de los Estados Unidos, y su esposa Doris Gwendolyn (1924-1992). A los seis meses de edad, Sharon Tate ganó el concurso «Miss Tiny Tot of Dallas pageant», pero los Tate no parecían tener ambiciones artísticas para su hija. Paul Tate fue ascendido y trasladado en varias ocasiones. A los 16 años, Sharon había vivido en seis ciudades estadounidenses diferentes y le resultaba difícil mantener las amistades. Su familia la describía como tímida y carente de confianza en sí misma; ya como adulta, Sharon comentó que la gente a menudo confundía su timidez con una actitud distante hasta que la conocían mejor.
    A medida que fue creciendo, la gente comenzó a reparar en su belleza y Saron empezó a participar en concursos de belleza y ganó el título de «Miss Richland» en 1959. Durante el concurso habló de su ambición de estudiar psiquiatría, y también manifestó su intención de competir en el concurso de «Miss Washington» en 1960. Antes de que pudiera tomar cualquier decisión, Paul Tate fue transferido a Italia y tuvo que llevar a su familia con él.

    A su llegada a Verona, Sharon se enteró que se había convertido en una celebridad local, debido a la publicación de una fotografía suya en traje de baño que apareció en la portada del periódico militar Stars and Stripes. Descubrió que tenía un estrecha conexión con otros estudiantes de la escuela estadounidense a la que asistía en las inmediaciones de Vicenza, ya que reconocía que sus antecedentes y los sentimientos de separación que tenían eran similares a los suyos, y por primera vez en su vida comenzó a formar amistades duraderas.
    Tate y sus amigos se interesaron en el rodaje de «Adventures of a Young Man» («Las aventuras de un hombre joven»), que se estaban realizando cerca de ahí con Paul Newman, Susan Strasberg y Richard Beymer, y obtuvieron participaciones como extras. Beymer notó a Tate entre la multitud y se presentó, y estuvieron saliendo durante la producción de la película, Beymer animó a Tate para seguir una carrera en el cine. En 1961, Tate fue contratada por el cantante Pat Boone y apareció en un especial de televisión que el cantante realizó en Venecia. Más tarde ese año, cuando cerca de Verona se filmaba la película «Barrabás», Tate fue contratada como extra. El actor Jack Palance quedó impresionado por su aspecto y su actitud, aunque su papel era demasiado pequeño como para juzgar su talento. Aunque Palance le organizó una prueba de cámara en Roma, no le generó futuros trabajos y regresó a los Estados Unidos, porque decía que quería continuar sus estudios, aunque trató de encontrar trabajo en el cine. Después de unos meses, Doris Tate, que temía por la seguridad de su hija, sufrió una crisis nerviosa. A causa de las muchas presiones familiares, Tate decidió volver a Italia.

    La familia Tate volvió a los Estados Unidos en 1962, y Sharon Tate se trasladó a Los Ángeles, donde se puso en contacto con el agente de Richard Beymer, Harold Gefsky. Tras su primera reunión, Gefsky aceptó representarla, afirmó que era seguro que podría encontrárle trabajo en anuncios de televisión y revistas. Pronto comienza a aparecer en pequeños papeles televisivos.
    Durante este tiempo Tate conoce al actor francés Philippe Forquet y comienzan una relación, llegando incluso a comprometerse, pero la relación era inestable y peleaban con frecuencia. Después de un violento enfrentamiento con Forquet, Tate requirió tratamiento hospitalario por sus heridas y posteriormente terminó la relación. En 1964, conoció a Jay Sebring, un antiguo marinero que se había establecido como estilista líder en Hollywood. Tate dijo más tarde que la naturaleza de Sebring era especialmente amable, pero cuando le propuso matrimonio no aceptó. Tate dijo que cuando se casara pensaba retirarse de la actuación y en ese momento tenía la intención de centrarse en su carrera. En esta misma época aparecía con regularidad en revistas de moda como modelo y chica de portada.
    En 1964, Sam Peckinpah le hace una prueba de cámara para la película «The Cincinnati Kid», con Steve McQueen, pero su timidez y la falta de experiencia de Tate le causan dificultades para sacar adelante un papel tan largo y fue rechazada en favor de Tuesday Weld. Sin embargo, Tate Siguió ganando experiencia con apariciones de menor importancia en televisión. A finales de 1965 logra por fin su primer papel importante en la película «Eye of the Devil», coprotagonizada por David Niven, Deborah Kerr, Donald Pleasence y David Hemmings, con dirección de J. Lee Thompson.

    Gran parte de la filmación tuvo lugar en Francia y al terminar la filmación, Tate viajó a Londres, donde se sumergió en el mundo de la moda y las discotecas. Fue en esta época cuando conoció a Roman Polanski, que estaba planeando «El baile de los vampiros». Y aunque había decidido que quería a la actriz Jill St. John para el papel femenino principal, aceptó en hacer una prueba a Tate, y acabó aceptándola siempre y cuando usara una peluca roja durante el rodaje, que tuvo lugar en Italia. La capacidad de Tate para hablar italiano con fluidez resultó de utilidad para la comunicación con los miembros del equipo local. Polanski era un perfeccionista y tenía poca paciencia con la inexperta Tate, llegando a hacer hasta setenta tomas de una escena antes dejarlo satisfecho. Además de dirigir, Polanski también representó uno de los personajes principales, un hombre joven e inocente que se siente intrigado por el carácter de Tate y comienza un romance con ella. Conforme avanzaba el rodaje, Polanski comenzó a elogiar sus actuaciones, lo que motivó que la confianza de Tate se incrementara. Iniciaron una relación y después de terminar el rodaje Tate se mudó al apartamento de Polanski en Londres.
    Tate volvió después a los Estados Unidos para filmar «No hagan olas», con Tony Curtis, y Polanski se quedó en Londres. Tate hizo el papel de Malibú, el que supuestamente se inspiró en la popular muñeca «Barbie Malibu» y su personaje fue promocionado por la Metro-Goldwyn-Mayer como «Malibu, la reina del Surf». Antes del lanzamiento de la película, se realizó una importante campaña de publicidad que consistió en exhibir fotografías y figuras de cartón de tamaño natural de Sharon Tate en los vestíbulos de los cines en todo Estados Unidos, de forma concurrente se lanzó una campaña de publicidad de Coppertone en la que se usaba la imagen de Tate, pero la película se estrenó con malas críticas y Sharon Tate siempre renegó de ella.

    Es entonces cuando Polanski regresa a los Estados Unidos contratado por la Paramount Pictures, para dirigir «La semilla del diablo», basada en la novela de Ira Levin. Aunque Polanski había querido que Tate protagonizara la película los productores eligieron a Mia Farrow. Tate proporcionó ideas para algunas de las escenas clave, como la escena en la que la protagonista, Rosemary, es fecundada. También apareció, sin figurar en los créditos, como una de los invitados en la escena de una fiesta.
    En 1967 Sharon Tate es contratada como protagonista en la versión cinematográfica de «El valle de las muñecas». Basada en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos, compartía reparto con Patty Duke, Barbara Parkins y Judy Garland. Unas semanas más tarde Garland fue despedida y sustituida por Susan Hayward. Por su trabajo, Sharon Tate es nominada al Globo de Oro. Tras el rodaje, en 1968, la actriz se casa con Roman Polanski.
    El 9 de agosto de 1969, Sharon Tate estaba a dos semanas de dar a luz. Ese día tuvo a dos invitadas en casa para comer, las actrices Joanna Pettet y Barbara Lewis, donde les comentó su decepción por el retraso en los planes de regreso de Polanski de Londres. Esa tarde Polanski la llamó por teléfono. Su hermana pequeña Debra también la llamó para preguntar si se podía quedar a pasar la noche junto a su hermana Patti, aunque Sharon le dijo que no. Esa noche fue a cenar a su restaurante favorito, El Coyote, con unos amigos, Jay Sebring, Frykowski y Folger, y regresó a su casa a las 22:30.
    Esa misma noche fueron asesinados por los miembros de la «familia» de Charles Manson y sus cuerpos fueron encontrados la mañana siguiente por el ama de llaves de Tate, Winifred Chapman. La policía llegó a la escena del crimen donde encontraron, en primer lugar el cuerpo sin vida de un joven, identificado posteriormente como Steven Parent, muerto a tiros en su coche, ubicado en la entrada de la casa. Dentro de la casa encontraron los cuerpos de Tate y Sebring en el salón de estar con una cuerda larga atada a sus cuellos para conectarlos entre sí. En el jardín de la entrada encontraron los cuerpos de Frykowski y Folger. Todas las víctimas, a excepción de Parent, habían recibido numerosas puñaladas. En el informe forense se constata que Tate recibió dieciséis puñaladas, de las cuales cinco hubiesen sido mortales por sí solas.

    Roman Polanski regresó de inmediato a Los Ángeles donde los policías, incapaces de encontrar motivos para los asesinatos, le preguntaron sobre su mujer y sus amigos. El miércoles 13 de agosto enterraron a Tate en el cementerio Holy Cross de Culver City, California junto a su hijo, Paul Richard Polanski (nombre póstumo dedicado a los padres de Polanski y Tate), en brazos. El funeral de Sebring también se celebró ese mismo día; los funerales se programaron con varias horas de diferencia para permitir que los amigos en común pudiesen asistir a ambos.
    Polanski llegó a admitir después, que en los meses siguientes a los asesinatos sospechó de varios amigos y colegas, y que su paranoia sólo se apaciguó con el arresto de los verdaderos culpables. Los periódicos afirmaron que muchas estrellas de Hollywood estaban marchándose de la ciudad, mientras que otros estaban instalando sistemas de seguridad en sus casas.
    La oleada de pánico que atravesó la ciudad era superior a nada de lo que había visto antes. La gente estaba convencida de que la comunidad de ricos y famosos estaba en peligro. A los niños se les sacó de la ciudad. Se alquiló seguridad. Steve McQueen se llevó un arma cuando acudió al funeral de Jay Sebring.
    En noviembre de 1969, mientras Susan Atkins se encontraba encarcelada por el robo de un coche, alardeó delante de otra presa que era responsable del asesinato de Sharon Tate. Esto la llevó a ser acusada junto a los cómplices que ella misma acusó: Charles Manson, Charles Watson, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian. También reveló que los asesinatos de Leno y Rosemary LaBianca en Los Feliz, Los Ángeles, ocurridos la noche después del asesinato de Tate, fueron a su vez obra de miembros de la «familia», incriminando a Leslie Van Houten.

    Charles Manson pensaba que sólo los «elegidos» sobrevivirían y que se convertiría en el líder para gobernar la nueva sociedad.

    El 15 de junio de 1970 comenzó el juicio contra Manson, Atkins, Krenwinkel y Van Houten, mientras Watson permaneció en Texas luchando contra la extradición. Los detalles del juicio se divulgaron por todo el mundo. Watson testificó contra un grupo de hippies y su líder Charles Manson, un músico frustrado que pensaba que se acercaba una guerra racial de forma inminente
    El jurado del juicio encontró a todos los acusados culpables y se les condenó a muerte el 29 de marzo de 1971. A Charles Watson se le juzgó por separado después de ser extraditado desde Texas. Los psiquiatras testificaron que parecía que estaba fingiendo demencia y a pesar de que admitió haber participado en todos los asesinatos, se negó a reconocer sus responsabilidades. Se le encontró igualmente culpable y fue sentenciado a muerte el 21 de octubre de 1971. Sin embargo, la pena de muerte se transformó inmediatamente en cárcel de por vida después de que la Corte Suprema de California invalidó, gracias al caso California v. Anderson, todas las penas de muerte impuestas antes de 1972. A día de hoy, Manson, Watson, Krenwinkel y Van Houten continuan encarcelados, mientras que Atkins murió en prisión el 24 de septiembre de 2009.
    A raíz del asesinato de Sharon Tate se reeditaron todas las películas en las que había actuado, consiguiendo más popularidad que las ediciones originales.
    Una década después de la masacre, la madre de Tate, Doris, organizó una campaña pública contra el sistema de correccionales como respuesta a la creciente condición de culto que recibían los asesinos y ante la posibilidad de que salieran en libertad condicional. La protesta llevó a California, en 1982, a hacer arreglos en sus leyes criminales que incluían permitir a las víctimas de crímenes y a sus familiares a declarar en las sentencias y en la vista de libertad condicional. Doris Tate fue la primera persona en hacer una declaración de este tipo con la nueva ley, cuando habló en una vista para decretar la libertad condicional de uno de los asesinos de su hija, Charles Watson. Después de esto dijo que creía que los cambios en la legislación habían dado a su hija la dignidad que antes se le había arrebatado, y que había permitido «ayudar a transformar el legado de Sharon de víctima de asesinato a símbolo de los derechos de las víctimas».

    Roman Polanski regaló todas sus posesiones después de los asesinatos, incapaz de soportar ningún recuerdo de la época que el llamó «la más feliz de mi vida». Permaneció en Los Ángeles hasta que detuvieron a los asesinos y después regresó a Europa. dedicó su película de 1979 «Tess» a Sharon, debido a que Tate había leído la obra de Thomas Hardy «Tess of the d’Urbervilles» durante su última estancia con Polanski en Londres, dejándoselo para que lo leyera con la premisa de que sería una buena historia para filmar juntos. Polanski intentó explicar su angustia después de la muerte de su esposa e hijo nonato en su autobiografía de 1984 «Roman by Polanski2, diciendo «desde la muerte de Sharon y a pesar de poder parecer al contrario, mi disfrute de la vida ha estado incompleto. En momentos de tragedias personales insoportables algunos encuentran consuelo en la religión. En mi caso pasó lo contrario. Cualquier fe religiosa que tuviera se acabó con el asesinato de Sharon. Se vio reforzada mi fe en el absurdo».
    El trabajo de Sharon Tate como actriz se ha reexaminado desde su muerte, con críticos cinematográficos como Leonard Maltin hablando de su gran potencial como actriz cómica. Maltin alabó la película de Polanski «El baile de los vampiros» diciendo que estaba «cerca de ser brillante», además de asegurar que la actuación de Tate en «No hagan olas» y «The Wrecking Crew» son sus dos mejores trabajos y que son un indicador de lo que su posterior carrera podía haber sido. Tanto «Eye of the Devil» con su temática supernatural, como el melodrama «El valle de las muñecas» son consideradas películas de culto.