ROSA MARÍA SARDÁ

    Rosa María Sardá Tàmaro nació en Barcelona el 30 de julio de 1941. Actriz, humorista, presentadora y directora teatral española, comenzó como actriz cómica, registro que en los últimos años ha combinado con el de intérprete dramática en castellano y en catalán.

    Nacida en el seno de una familia de personas del espectáculo: estuvo casada con el también actor Josep Maria Mainat, miembro del trío cómico La Trinca, y es hermana mayor del periodista Javier Sardà. Tiene tres hermanos más, uno de ellos, falleció por culpa del sida en los años 1980. Tiene un hijo actor, Pol Mainat, con el que coincidió trabajando en la serie «Abuela de verano».
    De formación autodidacta, se inicio en un escenario con 10 años y empezó a hacer teatro de aficionados en el barrio de Horta. En 1962 pasó al teatro profesional, a la compañía de Dora Santacreu y Carlos Lucena, con la obra «Cena de matrimonios», de Alfonso Paso y, de esta misma compañía, pasó a la de Alejandro Ulloa y, posteriormente, también a la de Pau Garsaball, con la obra «En Baldiri de la Costa». Posteriormente, interpretó «Esperando a Godot», de Samuel Becket, y «Madre Coraje y sus hijos», de Bertold Brecht, que se estrenó en 1986.

    Con posterioridad, dio el salto en el campo televisivo (en 1975, protagoniza «Una vella, coneguda olor», basada en la obra de Josep Maria Benet, y 1979 presenta el programa «Festa amb Rosa Maria Sardà») y el cinematográfico (con «El vicario de Olot», de Ventura Pons). También en TVE protagonizó la obra de teatro «La noche de los 100 pájaros» de Jaime Salom, emitida en el verano de 1988. En octubre de 1989 volvió al teatro para dirigir su primera obra, «¡Ai, carai!», de Josep María Benet. Continuó haciendo cine, con películas como «Ratita, ratita» (1990), de Francesc Bellmunt; «El anónimo», ópera prima del director vasco Alfonso Arandia; «¿Lo sabe el Ministro?», de Josep María Forn; y «Un submarino en los manteles» (1991), dirigida por Ignasi P. Ferré.
    Rosa María Sardá destacó en el cine en los últimos años de la década de 1980, época en la que participó en películas como «Moros y cristianos» (1987), de Luis García Berlanga, y en programas para televisión en España como «Olé tus vídeos» y «Ahí te quiero ver», donde además de presentar, elaboró y supervisó los guiones y dirigió e interpretó los diferentes sketchs.

    En septiembre de 1991 comenzó el rodaje de «La fiebre del oro», película dirigida por Gonzalo Herralde y basada en la novela homónima de Narcis Oller, que se estrenó en noviembre de 1993. En 1994 intervino en «Allegre ma non tropo», dirigida por Fernando Colomo; «El cianuro, ¿solo o con leche?», dirigida por Pepe Ganga, y «¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?», de Manuel Gómez Pereira. Por este último trabajo recibió, el 21 de enero de 1994, el Goya a la mejor interpretación femenina de reparto. En mayo de 1994 volvió a televisión con la serie «Villa Rosaura». En febrero de 1996 estrenó en Barcelona «El visitante», de Eric-Emmanuel Schmit, su cuarta obra teatral como directora. Vuelve con Fernando Colomo en «El efecto mariposa», con Ventura Pons en «Caricias» y «Amigo/Amado», con Francesc Betriu en «La duquesa roja» y con Fernando Trueba en «La niña de tus ojos», siendo candidata al Premio Goya a la mejor interpretación femenina de reparto, premio que ganaría dos veces por «¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?», de Manuel Gómez Pereira, y «Sin vergüenza», de Joaquín Oristrell.
    En 1995 rodó «El efecto mariposa», a las órdenes de Fernando Colomo; «Suspiros de España y Portugal», dirigida por José Luis García Sánchez; «Una pareja de tres», de Antoni Verdaguer y «Mas que amor frenesí», de los directores Alfonso Albacete, Miguel Bardem y David Menkes, entre otras. A continuación trabajó en «Airbag» (1997), de Juanma Bajo Ulloa; y en «Siempre hay un camino a la derecha» (1997), de José Luis García Sánchez. En la lista de sus trabajos cinematográficos de esta época figuran también: «Mátame mucho» (1998), de José Angel Bohollo; «La niña de tus ojos» (1998), de Fernando Trueba, y «Todo sobre mi madre» (1999), de Pedro Almodóvar.

    En enero de 2002 se estrenó «A mi madre le gustan las mujeres», ópera prima de las guionistas Inés París y Daniela Fejerman. En abril del mismo año estrenó «El embrujo de Sanghai», de Fernando Trueba. Sus siguientes interpretaciones fueron en «El viaje de Carol» (2002), de Imanol Uribe; «Dos tipos duros», de Juan Martínez Moreno; «Pareja abierta», grabada para un «Estudio 1» de TVE, y «Deseos» de Gerardo Vera.

    Además, Rosa María Sardá ha sido maestra de ceremonias de los Premios Goya en tres ocasiones, en 1993, 1998 y 2001 y reapareció como presentadora al final de la Gala de 2009 y 2010. Tiene el premio Ercilla de Teatro, 2004, en su categoría a la mejor actriz, y posee además la Medalla de Oro de la Academia de Cine, el Premio Málaga del Festival de Cine Español de Málaga y el Max de Honor de teatro.
    En los últimos años su carrera ha estado más ligada al teatro, donde destacan varios papeles como el de la doctora Vivan Bearing en «Wit» (2004), de Margaret Edson y en «La casa de Bernarda Alba» (2009), de Federico García Lorca, interpretando el papel de Poncia junto a Nuria Espert.
    En 2006 regresó a la gran pantalla de la mano de Víctor García León con «Vete de mí», y comenzó el rodaje de la comedia negra de Juan Flan «Chuecatown» y siguió con títulos tan reconocidos como «Te doy mis ojos» (2003) de Icíar Bollaín y «Ocho apellidos catalanes» (2015) de Emilio Martínez-Lázaro.