REBECCA DE MORNAY

    Nacida en Santa Rosa (California) el 29 de agosto de 1959, Rebecca de Mornay, con el verdadero nombre es Rebecca Jane Pearch, A la edad de cinco años murió su padrastro, Richard De Mornay, de quien proviene su apellido. Su madre se trasladó entonces con ella y su hermanastro a Europa, donde creció principalmente en Inglaterra y en Austria. Obtuvo su graduación escolar en Austria.

    Estudió interpretación en el Instituto Lee Strasberg, en Los Ángeles. Debutó como actriz cinematográfica en «Corazonada” («One from the Heart”, 1983), de Francis Ford Coppola, pero su salto a la fama tuvo lugar en la taquillera «Risky Business” (1983), de Paul Brickman, film que protagonizó junto a un joven y casi desconocido Tom Cruise. Su interpretación de una joven prostituta que monta su negocio en casa de Joel Goodsen (Cruise), mientras sus padres están fuera, le valió el aplauso unánime de la crítica.
    En los años siguientes, De Mornay intervino en algunas películas con actores importantes: con Jon Voight en «El tren del infierno” («Runaway Train”), y con Kurt Russell en «Backdraft”. Sin embargo, su siguiente éxito destacado fue el thriller «La mano que mece la cuna” (1992), en la que interpreta magistralmente a una vengativa niñera psicópata de un bebé que se gana la confianza de la madre, para después actuar de forma imprevista. Con estas películas de Mornay demostró sus dotes de interpretación en muy variados papeles, si bien el éxito de la última condicionó sus siguientes trabajos, encasillándola en papeles de mala o ambigua. Así, interpretó el turbio personaje de Milady en «Los tres mosqueteros” (1993) y el thriller erótico «Nunca hables con extraños” (1995), de Peter Hall, junto a Antonio Banderas.

    Al mismo tiempo que ha desarrollado su trayectoria en cine, Rebecca De Mornay trabaja en películas y mini-series para la televisión, a razón de una o dos producciones por año. También ha actuado en algunas ocasiones en el teatro, sobre todo en producciones montadas en teatros de Los Ángeles, como en el prestigioso Pasadena Playhouse.
    Entre sus películas más recientes destaca «Mother’s Day” (2010), dirigida por Darren Bousman, remake de la película «El día de la madre”, dirigida por Charles Kaufman y producida por Troma en 1980.

    De Mornay se ha casado en dos ocasiones. Su primer matrimonio duró sólo dos años y acabó en divorcio. Se casó por segunda vez con Patrick O’Neal, hijo del actor Ryan O’Neal, con el que tiene dos hijos. También ha tenido una relación sentimental con el conocido cantante canadiense Leonard Cohen. En 2010 el Festival de Cine Fantástico de Sitges le entregó su Premio Máquina del Tiempo por su toda trayectoria.