RAY MILLAND

    Ray Milland nació en Neath (Gales, Reino Unido) el de 3 de enero de 1907. Su verdadero nombre era Reginald Alfred Tuscott Jones y su gran versatilidad y calidad como intérprete le permitieron trabajar en todo tipo de películas. Ganó un premio Óscar y también recibió un galardón en el Festival de Cannes. Comenzó trabajando en el teatro en Londres, para luego pasar a protagonizar en 1929 varias producciones británicas. Con estas películas fue descubierto por Hollywood, que no tardó en reclutarlo.
    A partir de mitad de los años treinta ya es una estrella, y protagoniza películas importantes como «Tres diablillos» (de Henry Kostner), «Una chica afortunada» (de Mitchell Liesen), o la cinta de aventuras «Beau Geste» (de William A. Wellman), donde compartió protagonismo con Gary Cooper.

    En los años cuarenta su fama continuó creciendo y trabaja con grandes directores como Cecil B. DeMille en «Piratas del Caribe» (donde se tuvo que enfrentar con John Wayne) y Billy Wilder en «El mayor y la menor». En la primera mitad de los años cuarenta está en el apogeo de su estrellato y trabaja en buenas películas como «Alondra del cielo» (de Mark Sandrich), «Los intrusos» o «La bribona» (de Sidney Lanfield). Este gran momento culmina con una nueva película de Billy Wilder, «Días sin huella», con la que ganó el premio Óscar de la Academia de Hollywood, y el galardón a la mejor actuación masculina en el Festival de Cannes. También destaca haber protagonizado la película de Fritz Lang «El Ministerio del miedo» de 1944.
    Continuó protagonizando títulos importantes como «El reloj asesino» (de John Farrow), o el western titulado «California» (también dirigido por John Farrow). En los años cincuenta se mantuvo en buenos títulos: de esta época son películas como «Cerca de mi corazón» (de William Keighley), «Círculo de peligro» (de Jacques Tourneur), y sobre todo destaca su gran interpretación en «Crimen perfecto» (de Alfred Hitchcock), donde es el marido que planea matar a su esposa interpretada por Grace Kelly.

    En 1955 dirige su primera película, que también protagoniza: se trata de un western titulado «Un hombre solo». Por esta época comienza a trabajar en televisión protagonizando la serie «Conoce a Mr. McNulty», con la que está dos años en antena.
    En 1956 dirigió su segunda película, «Lisbon», de nuevo protagonizándola, y sin conseguir el éxito comercial deseado, igual que con «Ladrón de manos de seda», donde de nuevo era director y protagonista en 1958. Al final de los cincuenta su interpretación televisiva aumenta, aunque todavía protagonizará una película de Allan Dwan, «El filo del río», con Anthony Quinn como compañero de reparto. Al empezar los años sesenta es más habitual en televisión que en el cine, sin embargo, comienza a colaborar con el rey de la serie B, Roger Corman, para el que va a protagonizar dos películas, «La obsesión» basada en un relato de Edgar Allan Poe, y «El hombre con rayos X en los ojos». De esta misma época es «Pánico infinito», su cuarta película como director y actor. El resto de los años sesenta son más televisivos que cinematográficos si bien hace películas en Europa, concretamente en Francia, Alemania, Italia y España.
    En 1970 trabajó en una de las últimas películas importantes, «Love Story», una película que fue todo un éxito en su momento basado en el best seller de Erich Segal y dirigida por Arthur Hiller. Sirvió para convertir en estrellas momentáneas a Ryan O’Neal y a Ali MacGraw, teniendo Milland que conformarse con interpretar al despótico padre del protagonista. En la década de los setenta se le puede ver en producciones menores haciendo papeles secundarios.

    También es un villano en un par de capítulos de «Columbo», y es uno de los muchos actores destacados que trabajan en la miniserie de éxito mundial «Hombre rico, hombre pobre» basado en la novela de Irwin Shaw. Trabajó como actor secundario o como protagonista invitado en series de éxito como «Hotel» (1983-1988) o «Vacaciones en el mar» (1977-1986). Milland continuó trabajando hasta 1986, cuando el cáncer de pulmón que padecía le produjo la muerte el 10 de marzo de 1986 en Torrance (California, EE-UU.)