RAQUEL WELCH

    EL CUERPO

    Sex symbol de los años 70, apodada «el cuerpo», cuando un periodista le preguntó a Raquel Welch cuál consideraba la parte más erótica de su cuerpo, la actriz contestó: «el cerebro»
    Raquel Welch, de soltera Raquel Tejada, nació el 5 de septiembre de 1940 en Chicago, (Estados Unidos). Hija de Armando Tejada Urquizo, un arquitecto boliviano que emigró a Estados Unidos en la década de 1930, la actriz lamentó no hablar en español, una lengua que le fue prohibida por su padre. «Lo que hizo mi padre, por un lado, fue muy cruel por rechazar sus raíces, pero al mismo tiempo fue muy inteligente, porque no hubiera podido surgir (como actriz) en Estados Unidos». A los catorce años ya ganaba premios de belleza.

    Cuando tan sólo contaba dieciocho años, se casa con un compañero de clase, James Welch, de quién tomaría su apellido. Fruto del matrimonio nacieron dos hijos. En 1961 se divorciaron. Trabajó como modelo de ropa interior y trajes de baño apareciendo en portadas de revistas estadounidenses que le conseguirían hacer un hueco en varias series de televisión. Dio clases de danza clásica y arte dramático en San Diego, pero no probará suerte en Hollywood hasta 1963, donde se encontró con un agente de prensa, Patrick Curtis (con el que se casaría posteriormente), que fue el encargado de vender el producto Raquel Welch a la 20 Century Fox, a la TV, y en el mercado europeo.

    Debutó en el cine con la película titulada «Roustabout» en 1964, protagonizada por Elvis Presley. Dos años más tarde, interviene en dos filmes que la consagran definitivamente como actriz, «Viaje alucinante» (1966), de Richard Fleischer, y «Hace un millón de años», un filme dirigido por Don Chaffey, también en 1966 en el que la actriz aparece con un sugerente bikini, lo que la consagra en todo el mundo como «elcuerpo». En este mismo año, realiza un papel en la película italiana titulada «Dispara fuerte, más fuerte…no lo entiendo»,al lado de Marcello Mastroianni, dirigida en Italia por Eduardo de Filippo.
    La actriz finliza los años 60 con intervenciones en filmes como «Bluebard» y «Bedazzled» en 1967, bajo las órdenes de Stanley Donen, «Guapa, intrépida y espía» (1967) de Leslie H. Martinson, «Bandolero» (1968) de Andrew V. McLaglen, «La mujer de cemento» (1968) de Gordon Douglas, «100 rifles» (1969) de Tom Gries y «Si quieres ser millonario no malgastes el tiempo trabajando» (1969) de Joseph McGrath. Welch es ya por entonces una de la sex-symbols más importantes del cine de Hollywood.

    En los 70 Welch disminuye su ritmo de trabajo. En el año 1970 protagoniza «Myra Breckenridge» junto a otro mito erótico de Hollywood 30 años atrás, Mae West. En 1972 se divorcia de Patrick Curtis, según dijo por motivos profesionales para dedicarse plenamente a su carrera. Ese mismo año protagoniza «Barba Azul», a la que siguen Los tres mosqueteros» (1973) y «Los cuatro mosquteros» (1974), rodadas en España por Richard Lester, «Fiesta salvaje» (1975) o «El príncipe y el mendigo» (1977).
    A partir de los años 80 Raquel Welch prácticamente se retira del cine, apareciendo como estrella invitada en algunas películas y series de televisión, pero manteniendo su actividad en spots publictarios.